jueves, 12 de mayo de 2016

San Isidro a campo abierto

(los) OJOS DE MOYA | Llegado el 15 de mayo son numerosos los pueblos de la comarca que honrarán al patrón de los labradores
© Mariano López-Recuerdos y añoranzas En un pueblo como Salvacañete dedicado desde hace siglos a la agricultura no podía faltar la devoción a este santo, patrón de los labradores. En la iglesia está su imagen y su fiesta se celebraba con toda solemnidad y en la actualidad, año 2016, se sigue celebrando aunque no como antes.

Por la mañana del 15 de mayo, a las doce, había misa a la que asistían los labradores. Después procesión con la imagen del santo y los chicos y chicas ataviados con trajes típicos de labradores y labradoras. Portaban cestillos con espigas de trigo verdes y productos del campo. Una vez que a procesión había acabado la Hermandad de labradores y Ganaderos invitaba a la gente a un refresco.
Por la tarde había actividades relacionadas con la vida del campo en el "paraje del Legio", debajo del pueblo y entre la carretera de Cuenca a Teruel y éste. Una de esas actividades era la carrera de burros, conducidos por jóvenes. Los burros iban sin cabezada, lo que dificultaba su conducción, con la albarda al revés y sin atar con la cincha. El punto de partida era la parte inferior de este paraje y se hacía la carrera cuesta arriba. Como el terreno tiene mucha pendiente y había ribazos era frecuente que al subir se cayesen las monturas entre las risas de los muchos asistentes a estas carreras. Ganaba la carrera quien llegaba a la meta, situada en la parte superior del Legio, junto al transformador de la luz, en el pedazo que es de los herederos de Gregorio Marín de la Hoya del Peral. Otra actividad de competición que se hacía el día de San Isidro en este paraje del Legio era una competición de arada para comprobar que labrador hacía el “torero" más largo y recto. Un torero es un surco hecho con el arado. Participaban varios labradores con sus pares de machos y siempre había mucho interés por comprobar quien era capaz de hacer ese torero mejor y superar a los contrincantes. Había labradores que labraban muy bien y con paciencia y eran capaces de hacer esos surcos a la perfección.
Desde la carretera de Cuenca  a Teruel por los pedazos del Egido o "Legio" se corría cuesta arriba con  burros con la albarda sin atar. En ese mismo paraje se hacían los concursos de arada el día de San Isidro para ver quien hacía " el torero" mas recto, es decir el surco más recto
San Isidro en las antiguas Tierras de Moya
En otros  pueblos de la  zona, además de la misa y la procesión con el santo patrón de los labradores, se preparaban juegos populares, bailes y comidas de confraternidad. En muchos repartían caridad. En Boniches llegaron a participar alguna vez  60 machos en los concursos de arada. Landete tiene ermita de San Isidro y San Roque y el día de su fiesta después de la misa y la procesión se reparte caridad consistente en una hogaza y vino. Hay juegos populares. Todos los vecinos  comen junto a la ermita y hay baile.
Artículo de la obra inédita "Etnología y costumbres populares de Salvacañete" Mariano López Marín.