miércoles, 22 de junio de 2016

Los niveles de ozono troposférico en el aire de Cuenca son legales pero desaconsejados por la OMS

OJOS DE MOYA | El último informe de calidad del aire de Ecologistas en Acción alerta sobre el incremento de las partículas en suspensión que respiran los conquenses
Ecologistas en Acción ha publicado el informe de calidad del aire del año 2015, que evalúa 70 estaciones de medición entre las que se encuentra las de Cuenca, en la que según los datos recopilados se ha producido un incremento de las partículas en suspensión. 

Por otro lado, ha  habido un descenso en el número de periodos en los que se han superado los máximos legales de ozono troposférico, pero aumentan los que sobrepasan los límites de la Organización Mundial de la Salud y se sobrepasa ampliamente la barrera del límite AOT40, que sirve para proteger a esta vegetación del gas oxidante.
Tal como informa la asociación medioambiental a través de diversos medios regionales como LAS VOCES DE CUENCA, en lo que se refiere a la concentración de partículas de menos de diez micras,  en la estación de Cuenca se han registrado 27 días en los que se han superado los 50 microgramos por metro cúbico (μg/m3), diez más que en el año 2014. La concentración media de este tipo de partículas durante el año ha sido de 31 microgramos por metro público, superando los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Se trata de pequeñas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen.
Respecto a los niveles de ozono troposférico,  un gas de efecto invernadero que puede ser perjudicial para la salud, los cultivos y la productividad de los ecosistemas, se superó un total de 14 días con periodos de ocho horas el límite legal de 120 microgramos por metro cúbico de aire, una cifra por debajo de los umbrales legales y sanitarios y mejor que la del año anterior. Sin embargo, se sobrepasó durante 100 periodos octohorarios, 21 más que en el 2014, el umbral máx exigente aconsejado por la Organización Mundial de la Salud, situado en 100 microgramos. Además, se supera el límite de protección a la vegetación, que empeoran respecto al estudio del año anterior.
El informe de Ecologistas en Acción revela valores normales, dentro de las recomendaciones sanitarias y legales, en las concentraciones de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.
En sus conclusiones, la organización ecologista subraya que toda la población castellano-manchega respira un aire perjudicial para la salud, según las recomendaciones de la OMS y la legislación vigente, y la totalidad del territorio está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación.