jueves, 21 de julio de 2016

"Como fotógrafos sentimos muy cercano a Simón de Rojas por su pasión por el mundo rural y natural"

OJOS DE MOYA | Carboneras de Guadazaón inaugura el 31 de julio la exposición sobre el botánico valenciano del siglo XIX y su viaje por el Marquesado de Moya. Carlos Fernández, co-autor de la muestra: "Hemos tenido siempre presentes las notas de viaje de Simón de Rojas para destacar su punto de vista en la exposición"
Tal como anunciábamos en el mes de abril, Carboneras de Guadazaón acogerá a partir del próximo 31 de julio la exposición 'Un viajero y un paisaje', una mirada al pasado desde el presente organizada por cuatro fotógrafos alicantinos que han caminado, con su particular visión fotográfica, tras los pasos de Simón de Rojas Clemente, ilustre botánico y viajero de los siglos XVIII y XIX.

De Rojas, nacido en la localidad valenciana de Titaguas, fue una de las eminencias de su tiempo. Entre sus múltiples viajes, de los cuales dejó constancia escrita en varias obras científicas, destaca una visita a las tierras del Marquesado de Moya, de las que dejó descripciones muy valiosas para conocer cómo era este territorio hace 200 años.

Entrevistamos hoy a Carlos Fernández Temprado, uno de los autores de la exposición que el próximo 31 de julio podrá visitarse en Carboneras de Guadazaón.
¿Quién está detrás de 'Un viajero y un paisaje'?
Somos cuatro fotógrafos: Juan Carlos Rodríguez, Clemente y Carlos Vergara y yo mismo, Carlos Fernández. Juan Carlos y yo tenemos raíces en esta comarca de Cuenca; para él, de hecho, es su zona de residencia desde hace muchos años. Los hermanos Vergara, sin embargo, son "novatos" en el Marquesado,  han  conocido el  territorio gracias a este proyecto.
Juan Carlos Rodríguez practica la fotografía  de flora y fauna, que exige un gran nivel técnico, generalmente en color. Conoce muy bien estas sierras, por motivos profesionales y por inclinación natural.
A los hermanos Vergara les interesa sobre todo la fotografía directa,  de calle, aunque trabajan también en estudio, siempre con luz natural; su fotografía es predominantemente en blanco y negro. Clemente Vergara, en particular, es un fotógrafo de composiciones limpias, en las que concede mucha atención a la geometría y aquí incluyo los juegos de luces y sombras.
Yo soy de los cuatro el más próximo a la fotografía de paisajes. Mis fotos son casi siempre en blanco y negro, por gusto personal y quizás también por comodidad, ya que la escala de grises me resulta más sencilla que el color.
Somos fotógrafos por tanto de estilos e intereses variados; se podría decir que con un mismo lenguaje, el fotográfico, trabajamos distintos contenidos y con diferente sintaxis. En esta ocasión hemos confluido en un ejercicio de fotografía de paisaje.
¿Cómo surgió la idea de este proyecto?
En el año 2012, leí de forma casual la transcripción de las notas del viaje de Simón de Rojas por el Marquesado. Esta lectura me causó un gran impacto, ya que por primera vez tenía ante mis ojos una descripción de calidad del paisaje que me es más cercano; además, estaba redactada en una etapa de la historia de España que me interesaba mucho en esos momentos, los principios del S.XIX. Inmediatamente pensé que había que hacer algo con aquel texto.
'Rento de Asturias'. Juan Carlos Rodríguez
Cabecera: 'Entre San Pedro y la Trinidad'.  Autor,
Clemente Vergara
Durante un tiempo le estuve dando vueltas al asunto, hasta que pensé que un reportaje colectivo, con el ritmo que le podía dar una mezcla de estilos, podría estar bien. Lo siguiente fue trasladar la idea a mis compañeros y embarcarlos en este proyecto fotográfico, que desarrollamos finalmente entre 2014 y 2015.
¿Qué podemos encontrar en esta exposición?
Vais a ver 35 fotografías agrupadas en los 4 tramos en que hemos dividido la ruta que siguió el botánico de Titaguas entre el Turia y el Guadazaón, a la que pertenecen la mayoría de las tomas. La exposición es de fotografía de paisaje en blanco y negro, a pesar de que contenga unas pocas imágenes en color o tomadas en interior.
Es importante que sigáis nuestra recomendación y antes de nada leáis, sin prisas,  los textos del panel principal con el que se inicia el recorrido. Estos  textos son  el marco de referencia, el relato, que sustenta la colección de fotos.
Algo a destacar de la mayoría de estas fotografías, es que, en todo el proceso, desde que se tomaron en el campo, hasta su selección final para integrarse en la exposición, se han tenido presentes las notas de viaje de Simón de Rojas y el punto de vista que en ellas se destaca tan claramente. En este sentido se podría decir que existe un quinto autor: Simón de Rojas.
¿Ha sido difícil encontrar apoyos para ponerlo en marcha?
Más bien al contrario. La Universidad de Alicante, a través de su Vicerrectorado de Cultura, Deportes y Lenguas, asumió en cuanto se lo propusimos la producción de la exposición que se va a poder ver este verano en Carboneras. La condición de valenciano de Simón de Rojas y su relevancia histórica en el mundo científico y académico han sido claves en ese sentido. Aprovechamos esta oportunidad para agradecer de nuevo el gran trabajo y la mejor actitud de la las varias personas de ese departamento que han colaborado con nosotros.
¿Por qué es importante la figura de Simón de Rojas?
Creemos, sin ser expertos en la materia, que la importancia histórica del personaje reside en su aportación a la botánica española, que se encontraba entonces en un periodo crucial, constitutivo, como ciencia independiente. Una parte de su obra, la centrada en las variedades de la vid, tuvo resonancia europea, lo que parece un gran mérito, si lo inscribimos en el panorama general de la ciencia española.

Pero más allá de su significado histórico, como fotógrafos, sentimos, no ya relevante, sino cercano a Simón de Rojas por varias razones: por ser un apasionado del mundo rural y natural, a cuya exploración y estudio dedicó tantos viajes y jornadas, por su mente abierta y tolerante y por la sencillez y sensibilidad que transmiten sus escritos, desde los más importantes, como su trabajo sobre el antiguo Reino de Granada, a los más humildes, como estas breves notas de su viaje por el Marquesado. Quizás también por ser un hombre de pueblo, como nosotros.
¿En qué proyectos estáis trabajando ahora?
Cada uno tiene una actividad fotográfica personal, que mantiene de forma autónoma. En el plano colectivo y como continuación del proyecto que se presenta este verano en Carboneras, estamos barajando la posibilidad de realizar un nuevo reportaje, centrado en el Marquesado, durante 2017 y 2018. Con una temática diferente esta vez, pero ya veremos, no lo tenemos bien definido aún.
Y una pregunta más personal… ¿qué tienen las Tierras de Moya de especial para vosotros?
A los hermanos Vergara les ha sorprendido la soledad y grandiosidad de su naturaleza, la despoblación de muchas zonas y pueblos y me parece que también las manifestaciones de antiguas tradiciones que hemos visto o de las que han oído hablar. El caso de Juan Carlos Rodríguez y el mío es distinto: el paisaje de esta comarca es nuestra referencia fundamental, el que mejor conocemos y al que más horas de observación hemos dedicado.