viernes, 22 de julio de 2016

"Ordenó que se diera a los religiosos que usaban la cruz de piedra que ella llevaba en la mano derecha"

OJOS DE MOYA | Una mirada a la leyenda a la patrona del Marquesado, la Virgen de Tejeda
De cómo sucedió nos dan cuenta los historiadores del Santuario, siendo el primero de ellos, y al que siguen la mayoría, el Rvdo. P. Maestro Fray Antonio Navarro, religioso trinitario de la Provincia de Castilla, cuya narración concuerda con la leyenda que dicen que figuraba al pie de un antiguo lienzo que se hallaba en la escalera del convento…

Según estos relatos, la Virgen se apareció a un pastor llamado Juan, que estaba apacentando su rebaño de ovejas en las inmediaciones de Garaballa, y lo hizo maravillosamente sobre la copa de un árbol allí abundante, el tejo.
La aparición, según la tradición, se repitió después ocho noches, acompañada de un gran resplandor, y la Señora le habló al pastor indicándole que era su deseo que fuese a dar cuenta de aquel hecho al Obispo para que éste ordenara se fundase en aquel lugar una iglesia, con un convento, para tener culto su imagen, que allí quedaba, y que se encargara de él a los religiosos que usaban como distintivo la cruz hecha en piedra que ella llevaba en la mano derecha y que era el emblema de la Orden de la Santísima Trinidad, dedicada principalmente a la redención de cautivos.
El pastor, obediente al mandato, acudió presuroso a su prelado que era San Julián, obispo de Cuenca, y le comunicó la aparición. (…)
La fundación de la primitiva ermita que tuvo la Virgen de Tejeda se debe fundamentalmente al pastor, a quien hacemos hijo de aquella tierra y vecino de Garaballa, el cual después de haber dado cuenta del hallazgo al Obispo, fue anunciando la nueva a todos los pueblos de la comarca…

Historia de Tejeda. José Martín Ortiz. Año 1964