jueves, 15 de septiembre de 2016

Al amparo divino en Fuentelespino de Moya

OJOS DE MOYA | La localidad celebra el día grande de sus fiestas patronales honrando al Santo Cristo del Amparo
El 14 de septiembre es día grande para los devotos de la Iglesia Cristiana. El Día de la Santa Cruz, de la Exaltación o del Triunfo de la Cruz, como se le conoce en algunas iglesias, es acto central de muchas fiestas patronales en diferentes pueblos, que tienen en sus respectivos 'Cristos' motivo y excusa para honrar lo divino pero también lo mundano. FOTOGRAFÍAS : María Tejeda García

Más allá de creencias, o al margen de ellas, esta fecha, como decimos, es parada obligada en el calendario local de muchos pueblos de la geografía provincial, en nuestra comarca, por ejemplo, es día grande para los vecinos de Henarejos y Fuentelespino de Moya que honran con solemnidad a sus patrones, el "de la Salud" en el primero y "el del Amparo" en el segundo. En homenaje a la tradición local, echamos esta mirada a la solemne procesión del Santo Cristo del Amparo, patrón de Fuentelespino que este miércoles, 14 de septiembre, fue portado por los fieles dando la bendición a la fiesta y al año de la localidad conquense. 
Desde el Santo Sepulcro de Jerusalén
La celebración de la Santa Cruz tiene lugar el 14 de septiembre para conmemorar la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro en ese día en 335 por el emperador romano Constantino el Grande. Se dice que la madre de Constantino, santa Elena, descubrió la verdadera cruz durante una peregrinación a Jerusalén, y Constantino construyó la iglesia del Santo Sepulcro en el sitio de su descubrimiento. Una porción de la Cruz se dice que ha sido colocada en el interior de la iglesia. La leyenda también dice que los persas se llevaron esa porción de la cruz en el año 614 y que permaneció desaparecida hasta el 628, cuando el emperador bizantino Heraclio la reconquistó y devolvió a la iglesia del Santo Sepulcro