miércoles, 7 de septiembre de 2016

"Como el que intenta abrir las ostras por persuasión"

OJOS DE MOYA | Una rápida mirada a 'Los recursos de la astucia', obra de Pío Baroja, que transcurre por las tierras de Cuenca y el Marquesado de Moya
Mi amigo visitaba los pueblos de su distrito y alguna vez le acompañaba yo.
Estuvimos en Salvacañete unos días, y luego en Moya, en donde supe con sorpresa que mi tío Fermín Leguía había sido comandante del fuerte de este pueblo y dejando en él cierto renombre. Un viejo boticario de Moya le recordaba muy bien.
Por lo que me contó, la villa de Moya, en tiempo de la Guerra civil, era un refugio de las familias liberales de los contornos, mientras Cañete constituía el gran baluarte defensivo de las familias carlistas. Moya goza de una gran posición estratégica, y tiene larga historia de sitios y de defensas en tiempo de los moros, y de las rivalidades entre aragoneses y castellanos.
En 1837 - como digo - se hallaba de comandante del fuerte de Moya Fermín Leguía. En Octubre de este año, la partida mandada por el cabecilla Sancho, á quien se apodaba el Fraile de la Esperanza se acercó a la villa y la sitió. El Fraile de la Esperanza sabía muy bien no era lo mismo sitiar estrechamente aquella plaza que tomarla; las fortificaciones del pueblo para entonces tenían gran valor y como el que intentaba abrir las ostras por persuasión, él quiso tomar el pueblo por el mismo procedimiento.