jueves, 1 de septiembre de 2016

Iberdrola alerta de la subida del caudal del Cabriel "por trabajos de mantenimiento"

OJOS DE MOYA | La compañía vaciará el embalse de Víllora el próximo 26 de septiembre por lo que se ruega la máxima precaución a vecinos y visitantes de la zona
La compañía Iberdrola ha anunciado a los vecinos de la zona de Enguídanos y Víllora que el próximo 26 de septiembre se iniciarán una serie de trabajos de mantenimiento en la zona que afectarán especialmente al río Cabriel ya que se procederá al vaciado del Embalse de Víllora.

Un vaciado que provocará el aumento del caudal del Cabriel en la zona, por lo que se ruega a vecinos y visitantes aumenten las precauciones sobre todo en las riberas del río, especialmente en la zona turística de Las Chorreras.
Los trabajos se iniciarán a las 9:00 h. del 26 de septiembre y finalizarán a las 15:00 h. del día 30.
Plan de Seguridad en las Chorreras
En este sentido, cabe recordar que a principios de verano el Ayuntamiento de Enguídanos puso en marcha un Plan de Seguridad para evitar sustos en el paraje de las Chorreras del Cabriel, uno de los enclaves más visitados, especialmente en época veraniega, de la región.
De este modo el consistorio de la localidad conquense activó un plan para el Paraje Natural con unas normas básicas de obligado cumplimiento "bajo pena de sanción" en caso de omisión. Un reglamento que pasa, en primer lugar, por conocer con exactitud el lugar que se está visitando, una piscina natural cuyo cauce sufre fuertes crecidas de agua sin previo aviso y suponiendo un grave riesgo para el baño. No existen socorristas y el paraje es de difícil acceso para los servicios de emergencias.
Además, el acceso está limitado a vehículos en estas fechas debido a la gran afluencia de visitantes, debiendo usar los parkings habilitados para tal efecto; también está prohibido fumar en el paraje, debido al elevado riesgo de incendio, además de estar prohibido el dejar basura y desperdicios en la zona.
Recomendaciones, por otro lado, que no parece que están haciendo el efecto buscado, ya que en lo que va de verano ya han sido cinco los visitantes de la zona que han tenido que ser rescatados, evacuados o atendidos por los servicios de emergencia de la comarca.