miércoles, 26 de octubre de 2016

"La despoblación rural va más allá de una cuestión de pueblos vacíos o de envejecimiento, es la desafección de las nuevas generaciones con el medio"

OJOS DE MOYA | La Diputación de Cuenca suscribe, junto a entidades y administraciones de toda España, la Declaración de Montánchez sobre despoblación rural
La Diputación Provincial de Cuenca, con su máximo responsable a la cabeza, Benjamín Prieto, se adhería, la pasada semana, a la Declaración de Montánchez sobre el Despoblamiento en el Mundo Rural, colofón final de un congreso que tenía lugar en la localidad cacereña y en el que se dieron cita representantes de instituciones de toda España. 

"La despoblación es un problema común, que compartimos, en mayor o menor medida, una gran parte de las provincias de nuestros país. Es por ello que foros como éste ayuda a poner en común problemas y, sobre todo, a buscarles soluciones", señalaba Prieto.
El pueblo cacereño de Montánchez acogía, la pasada semana, un congreso en el que, durante dos días, se trataba, desde diferentes ópticas, cómo en los últimos años el medio rural ha ido perdiendo habitantes y cuáles pueden las medidas no sólo que frenen esta tendencia, si no que incentiven a los ciudadanos a desarrollar sus proyectos de vida y laborales en nuestros pueblos. Bajo este prisma, representantes de diputaciones como la de Cáceres, Teruel o Huesca, de municipios, como Taramundi, en Asturias, de asociaciones de mujeres, turísticas, de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y profesores de universidad expusieron desde sus respectivas experiencias en qué punto se encuentra el mundo rural en la actualidad y cuáles deberían ser los pasos a seguir desde este momento que le ayuden, sobre todo, a aumentar sus habitantes, "lo que ha quedado muy claro es que en el problema de la despoblación rural instituciones como las diputaciones somos un instrumento clave para trabajar en primera línea con y por nuestros municipios y canalizar las aportaciones que desde otras administraciones y ámbitos de la sociedad puedan llegar", apuntaba Benjamín Prieto, quien aprovechaba para agradecer a la institución provincial de Cáceres el haber tenido la iniciativa de organizar un congreso tan completo y enriquecedor que ha abarcado perspectivas tan variadas del mundo rural. 
Con la Declaración de Montánchez sobre el Despoblamiento del Mundo Rural finalizaban dos intensas jornadas de trabajo. Suscrita por Diputaciones de toda España, la Junta de Extremadura, mancomunidades y grupos de acción local, en este escrito se recoge la preocupación que, en estos momentos, existe por el proceso de pérdida de habitantes de un número significativo de pueblos de nuestro país, "estamos dispuestos, sin embargo, a aportar cuantas medidas locales sean necesarias y a impulsar también las gubernamentales para invertir esta tendencia", señala el documento en uno de sus párrafos.
"Este proceso va más allá de una cuestión de pueblos vacíos o de envejecimiento sino que representa una desafección de nuestra generación con un medio al que pertenecemos", añade la Declaración, por lo que los firmantes se comprometen a "impulsar medidas concretas que se incorporen en la planificación de las administraciones públicas y en sus presupuestos", entre ellas, "a realizar acciones de toma de conciencia social, empresarial y política que impulsen la valorización del mundo rural, contemplar la realidad de la mujer en estos escenarios, introducir medidas fiscales y ayudas económicas para las familias en estos entornos y estrategias capaces de cooperar y competir en escenarios internacionales".