lunes, 14 de noviembre de 2016

"El Rallye TT Cuenca 2016 ha sido un excelente entrenamiento de cara al Dakar 2017"

OJOS DE MOYA | Uno de los tramos ha transcurrido por los términos de Pajarón, Carboneras de Guadazaón y Reíllo
"El Rallye TT Cuenca 2016 ha sido un excelente entrenamiento de cara al Dakar". Así de rotundo se ha pronunciado el piloto catalán, Nani Roma, durante la exhibición que ha realizado este lunes en los alrededores del centro comercial El Mirador de la capital con el Toyota Hilux; coche con el que, precisamente, ha dominado este rallye conquense, que se ha desarrollado durante todo el fin de semana y ha contado con el apoyo de la Diputación Provincial de Cuenca.

Roma dice haber estado muy a gusto en Cuenca, donde ha vuelto después de su última participación oficial hace 15 años, participando en este rallye que ha calificado de "muy interesante" al haberse tratado de una prueba "larga, con más de diez horas de conducción, y bastante dura"; algo que, en su opinión, le ha servido de perfecto banco de pruebas ante su participación en el próximo Dakar.
De hecho, a su juicio, esta carrera por tierras conquenses ha resultado difícil, sobre todo, al no estar flechado el recorrido y tan solo existir alguna cinta de confirmación en algunos cruces, lo que le ha obligado a echar el resto en cuanto a navegación se refiere; un detalle que, según ha dicho, le ha venido muy bien de cara al Dakar de este año.
En este buen balance de Nani Roma del fin de semana en Cuenca, también ha contribuido el comportamiento del Toyota Hilux, que ha respondido a la perfección en el siempre exigente recorrido del rallye conquense, unido al excelente trabajo del equipo del portugués Manuel Russo.
Roma ha resaltado, igualmente, la gran respuesta del público conquense que ha seguido masivamente cada una de las tres jornadas del rallye, sin olvidar, según ha dicho, "la excelente acogida que ha recibido por parte de los aficionados conquenses, que han dado muestras, una vez más, de su hospitalidad, y en especial, por parte del presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, quien desde un principio ha mostrado su disposición a colaborar en todo lo necesario".
El piloto de Folgueroles, por otra parte, dice afrontar la nueva aventura del Dakar "con muchas ganas e ilusión", consciente de la dureza de esta prueba y la gran presión que se debe soportar durante estas dos semanas de prueba.
Una carrera de la que, por cierto, ha destacado el hecho de que deberán correr durante cinco días por encima de los 3.000 metros de altitud, lo que, desde su punto de vista, será todo un hándicap.
El doble campeón del Dakar asegura que no hay una fórmula mágica para ganar esta dura prueba, que este año discurre entre Asunción (Paraguay) y Buenos Aires (Argentina), tan solo, ha afirmado, "trabajo y más trabajo; es decir, prepararte al máximo, porque no se puede hacer otra cosa".