viernes, 25 de noviembre de 2016

"Estos esfuerzos deben ser más incisivos en el medio rural donde las mujeres están rodeadas de un mayor silencio"

OJOS DE MOYA | Manifiesto de la Confederación Nacional de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural (AFAMMER) en conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género
Desde la Confederación Nacional de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural (AFAMMER) nos sumamos de nuevo al Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y continuamos trabajando, como lo venimos haciendo desde hace 34 años, para concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre la grave lacra de la violencia contra las mujeres en todas sus formas y de manera especial contra la violencia de género, que es la que más casos de violencia contra las mujeres genera en España.

En este día tan señalado, en primer lugar, queremos recordar a las 38 mujeres que han sido asesinadas por sus maltratadores y a los 20 menores que han quedado huérfanos por esta causa. Son 10 mujeres asesinadas menos y 20 menores menos que han quedado huérfanos respecto al año anterior en estas mismas fechas pero mientras haya una sola mujer que muera a manos de su maltratador y un solo menor que quede huérfano por la violencia de género, nos seguirán pareciendo demasiados.
En esta ocasión queremos llamar, una vez más, la atención sobre las cifras de la violencia de género en los más jóvenes. Unas cifras preocupantes que nos muestran que en el pasado año 2015 había 637 menores de 18 años con medidas de protección por amenaza de sus parejas, lo que supone un incremento del 10,6% respecto al año anterior. Asimismo, en el total de hombres denunciados por violencia de género también ha aumentado en un 12,2% el número de menores de edad denunciados por esta causa.
Estos datos nos deben llevar a hacer una reflexión: ¿qué está fallando para que los jóvenes, pertenecientes a generaciones que han nacido y han crecido en mayor igualdad que las generaciones anteriores sigan reproduciendo patrones y comportamientos basados en la desigualdad y el machismo?
Sin duda es necesario hacer hincapié en la educación en igualdad, basada en el respeto mutuo y en que mujeres y hombres son iguales desde sus diferencias.
Es tarea de todos, de las Administraciones Públicas y de la sociedad en general acabar con esta violencia apoyando a las víctimas, haciéndoles saber y ver que no están solas con el mensaje de que de la violencia se puede salir. Desde ese mensaje esperanzador de que frente a la violencia hay salida como lo demuestra el hecho de que el 77,6% de las mujeres que sufren esta lacra han podido salir de ese infierno y emprender una nueva vida libre de violencia.
Cada vez hay más medidas de prevención y de lucha contra la violencia de género y de protección y atención a las víctimas y en estos días se ha alcanzado el primer gran Pacto de Estado, con la aprobación de todos los grupos políticos con presencia en el Parlamento, sobre Violencia de Género, pero todos estos esfuerzos serán pocos mientras una sola mujer siga siendo víctima de malos tratos físicos y/o psicológicos.

Y estos esfuerzos deben ser incluso más incisivos en el medio rural, que presenta unas características específicas porque las mujeres cuentan con menos información, menos recursos, están rodeadas de un mayor silencio y donde aún pesa mucho el qué dirán.
Así, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer las mujeres rurales PEDIMOS:
•        El compromiso de toda la sociedad para romper el mayor silencio en el que las mujeres del medio rural viven la violencia de género.
•        Que las estadísticas reflejen datos desagregados de las víctimas de violencia de género que viven en el medio urbano y las que viven en el medio rural con el fin de poder implementar medidas específicas para luchar contra la violencia de género en el medio rural.
•        Mayor implicación de padres, madres, profesores y de las distintas administraciones públicas para potenciar y priorizar una educación en igualdad, que promueva el respeto.

EDUCAR EN IGUALDAD HOY ES PREVENIR LA VIOLENCIA DE MAÑANA