jueves, 12 de enero de 2017

Las murallas de Cañete y la Torre Barrachina de Villar del Humo, prioridades en el presupuesto provincial de rehabilitación del patrimonio histórico

OJOS DE MOYA | La Diputación contempla en su presupuesto de este año 6,5 millones
La rehabilitación, conservación y protección del patrimonio de la provincia de Cuenca es una de las grandes prioridades del actual equipo de Gobierno de la Diputación de Cuenca. 

Y así ha vuelto a dejarlo patente su presidente, Benjamín Prieto, en el transcurso de un desayuno informativo con los medios de comunicación, en el que ha estado acompañado del vicepresidente, Julián Huete, y la presidenta del Patronato de Desarrollo Provincial, Paloma García Casado, y donde ha repasado algunas de las líneas estratégicas para el presente ejercicio 2017 tras la aprobación inicial del presupuesto en el Pleno de la semana pasada.
No en vano, tal y como ha remarcado, la Diputación tiene contemplada en su presupuesto para la recuperación de patrimonio histórico-artístico la cifra nada despreciable de 6,5 millones de euros, donde se incluye desde el Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio, iniciado en el pasado ejercicio 2016, hasta el convenio con el Obispado de Cuenca para la recuperación de edificios religiosos, pasando por la convocatoria de ayudas en concurrencia competitiva, que continúa pendiente de tramitación por parte del Gobierno regional.
Prieto ha llamado la atención sobre la inversión de 1,4 millones prevista para este año dentro del Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio, que iniciara su andadura a finales del pasado ejercicio con actuaciones por valor de algo más de 2 millones de euros en las localidades de Beteta (Castillo de Rochafría), Moya (antigua iglesia de San Bartolomé), Valeria (ermita Santa Catalina y Foro Republicano y Ninfeo), Chumillas (torreón medieval), Villanueva de la Jara (antiguo Convento de las Clarisas), Villarejo de Fuentes (Castillo de Fuentes), Villaescusa de Haro (antiguo Convento de los Dominicos) y Villares del Saz (Cueva del Estrecho).
Este año le toca el turno a las localidades de Cañete, Huete, Poyatos y Villar del Humo, donde se llevarán a cabo un total de seis actuaciones. Así, el presidente ha dado cuenta de que en Cañete se destinarán 300.000 euros para continuar con la rehabilitación y recuperación de su recinto amurallado, centrándose en la Puerta de las Eras y en el Torreón del Rey.
En Huete, por su parte, se acometerá la rehabilitación de la cubierta del edificio de La Merced con una inversión de 350.000 euros, a la que se suman otros 400.000 euros para iniciar la recuperación del Convento de Santo Domingo, cuya adquisición por la Diputación se formalizó el pasado 27 de diciembre.
Un total de 115.000 euros se contemplan para la localidad serrana de Poyatos, que se destinarán a la rehabilitación de la Fuente Romana, la Fuente de la Capilla y el Puente, mientras que para Villar del Humo están contemplados 220.000 euros con el fin de rehabilitar la Torre Barrachina.
En esta línea de recuperación del patrimonio histórico-artístico, la Diputación mantiene, por un lado, el convenio con el Obispado para la rehabilitación de edificios religiosos de la provincia, al que contribuye con 350.000 euros, y, por otro, contempla la convocatoria de ayudas en régimen de concurrencia competitiva por valor de casi 5 millones de euros, financiados en un 80 por ciento con fondos europeos del Programa FEDER 2014-2020 y en un 20 por ciento con fondos propios de la Diputación.
Una convocatoria ésta que, según ha recordado Prieto, continúa pendiente de tramitación por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha. Es por ello que ha pedido al Ejecutivo castellano-manchego que agilice los trámites todo lo posible con el fin de que los Ayuntamientos de la provincia puedan disponer cuanto antes de esta importante herramienta que les permitirá rehabilitar su patrimonio.
Otras inversiones
Pero éstas no son las únicas actuaciones previstas para este año. No en vano, el presidente ha calificado el presupuesto de 2017 de "muy inversor". Y es que en él se contemplan más de 35 millones de euros en inversiones de todo tipo, lo que supone un 40 por ciento del total.
Inversiones que se ponen a disposición de los Ayuntamientos de la provincia, como tales son los casos del Plan de Obras y Servicios, dotado con casi 9 millones de euros; el Plan de Instalaciones Municipales, con  una subvención total de 500.000 euros; o las actuaciones en materia hidráulica, con algo más de un millón de euros de inversión.
Prieto también ha resaltado algunas de las novedades del presupuesto de este año, como el Plan de Rutas y Lugares Turísticos encaminado a mejorar, con un montante de 300.000 euros, los accesos a destinos turísticos, monumentos y parajes emblemáticos, así como acondicionar estos entornos en aras de acrecentar su atractivo turísticos.
El Plan de Rehabilitación de Antiguas Estaciones de Ferrocarril, dotado inicialmente con 170.000 euros, y el Programa de Adquisición Mobiliario Urbano, que tiene asignados 232.000 euros, son otras de las acciones novedosas de este año, junto a los 100.000 euros contemplados para becas de investigación sobre temas relativos a temas históricos, patrimoniales, agroalimentarios, etc¿
Novedades éstas que vienen a complementar acciones que se viene desarrollando en los cinco últimos años, como por ejemplo, el arreglo y acondicionamiento de caminos rurales. Para ello se han asignado 600.000 euros con el fin de suscribir un convenio de colaboración con el Gobierno regional, tal y como se ha venido haciendo en los últimos cinco años.
En este sentido, Prieto ha enfatizado en la necesidad de una "financiación razonable y proporcionada", no considerando de recibo que "las Diputaciones tengan que aportar el 50 por ciento de la inversión de este convenio de caminos, cuando la otra mitad se va a financiar con fondos europeos, por lo que, en todo caso, la Junta aportaría el 20%; y eso teniendo en cuenta que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene, por ejemplo, un presupuesto 130 veces mayor que el de esta Diputación".
De ahí que confíe en que el Ejecutivo castellano-manchego reflexione sobre este asunto y se plantee una financiación acorde con la capacidad presupuestaria de cada una de las partes afectadas.
Prieto tampoco ha querido dejar a un lado la cultura y los servicios sociales; dos áreas a las que, según ha dicho, la Diputación otorga mucha importancia con el desarrollo de numerosos programas encaminados a la población en general y que vienen teniendo una excelente aceptación entre la población. Tal es el caso del conocido programa Talía o los cursos de formación para mayores en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que se convocaron el pasado año cosechando un rotundo éxito. No es de extrañar que en 2017 se haya duplicado la partida para estos cursos, buscando, de esta manera, atender la gran demanda manifestada por este colectivo.
En definitiva, el equipo de Gobierno tiene puestas muchas expectativas en este presupuesto, que espera contribuya a continuar avanzando en el desarrollo de la provincia y el bienestar de los ciudadanos.