jueves, 23 de marzo de 2017

Diputación dota de contenidos el Centro de Interpretación de Arte Rupestre de Villar del Humo

OJOS DE MOYA | Las instalaciones estarán listas en los próximos días como punto de partida para los visitantes que quieran conocer las pinturas milenarias del municipio
El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, se ha desplazado este martes a la localidad serrana de Villar del Humo con el fin de comprobar el estado de ejecución de los trabajos de musealización del Centro de Interpretación de Arte Rupestre, que han supuesto para las arcas provinciales una inversión de 90.000 euros.

Prieto, que ha estado acompañado por el alcalde, Armando Cubillo, ha podido corroborar el avanzado estado de ejecución de estos trabajos, que está previsto finalicen en unos días, lo que, a su juicio, es una buena noticia para Villar del Humo y toda su comarca, máxime cuando se cumplen 100 años de su descubrimiento de las pinturas rupestres por el ayudante de ingeniero de Montes, Enrique O´Kelly.

Y es que es, tal y como ha remarcado, este Centro de Interpretación será el punto de partida para que el visitante se haga una idea generalizada de lo que se va a encontrar en la docena de abrigos rocosos, que albergan más de 170 figuras, que se corresponden a dos estilos del Holoceno: el arte levantino (10.000 años a.C.) y  el arte esquemático (6.500 años a.C.); uno de carácter naturalista y con tonos rojizos y otro con una variedad cromática que oscila entre el anaranjado y castaño azulado.
Es por ello que el presidente de la Diputación confía en que este nuevo recurso contribuya a que Villar del Humo y su comarca pueda experimentar ese "necesario revulsivo turístico", que permita fomentar el desarrollo económico de la zona sustentado en ese impresionante potencial que es este conjunto de pinturas rupestres, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1998, y, como no, su no menos impresionante entorno natural, marcado por sus paisajes rodenos.
Convencido de esas posibilidades, el equipo de Gobierno de la Diputación, según ha recordado el presidente, lleva invirtiendo en los últimos años, por un lado, en la protección de las pinturas y en la mejora de los abrigos rocosos que las albergan, a través del Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas de la Provincia de Cuenca (Plamit) con fondos europeos, y, por otro, con fondos propios, en la mejora de infraestructuras como los accesos a este gran exponente del rico patrimonio de la provincia.

Precisamente, en esta línea se enmarca la próxima actuación de la institución provincial en Villar del Humo, que no es otra que la rehabilitación de la Torre Barrachina; ejemplo de arquitectura defensiva almorávide del siglo XI que también visitó durante su estancia en el municipio serrano.
Con un presupuesto de 220.000 euros, Prieto espera que los trabajos comiencen cuanto antes con el fin de que la recuperación de esta torre sea una realidad este mismo año y se convierta en un recurso turístico más que sirva de atractivo para el visitante, que se acerque a disfrutar del rico patrimonio histórico y natural de esta localidad.
Musealización
La musealización del Centro de Interpretación de Villar del Humo ha girado en torno a tres ejes, que se corresponden con tres espacios: uno de introducción y contextualización del arte rupestre, otro centrado en las pinturas rupestres de la Sierra de las Cuerdas en la que se sitúan los abrigos de Villar de Humo y un tercero destinado al mundo simbólico asociado al arte rupestre.
Para ello se utilizan como instrumentos de difusión desde paneles informativos dedicados a varios de los abrigos rupestres de Villar del Humo hasta marcos digitales con información muy clara y accesible para el visitante, pasando por unas vitrinas con réplicas de herramientas, cerámicas y utensilios para pintar, sin olvidar varios audiovisuales, que ponen el broche final a la visita.
En definitiva, un paso más hacia el objetivo final de que el 2017 no sea un año cualquiera para Villar del Humo en el centenario del descubrimiento de sus pinturas rupestres, sino que marque un antes y un después en su proyección turística.