miércoles, 26 de abril de 2017

La Serranía Baja de Cuenca, punto negro de cobertura

OJOS DE MOYA | El diario El Mundo dedica un gráfico especial a las zonas sin cobertura de internet en España
Mientras hay personas que batallan por olvidarse de que son otro esclavo más del wifi, para otros conseguir conectarse a la red se convierte en un continuo quebradero de cabeza. Son habitantes de municipios donde internet no llega y, si lo hace, es con una conexión que dista de ser eficiente. 

Así ocurre en Lagartera (Toledo) donde la ínfima velocidad de conexión hace que sus más de 1.000 habitantes se sientan "ciudadanos de segunda".
Un cartel anunciando la zona wifi -que podría sustituirse por uno de Cero G- está colocado en la puerta que recibe a los clientes del mesón de carretera que corona la entrada de esta localidad manchega. "Está de adorno -critica una encargada-, ya he perdido la cuenta del número de veces que he actualizado la ventana del navegador a ver si cargaba y nada, que no me deja".
Como Lagartera, hay 2.731 municipios -de los más de 8.000 que tiene España- en los que los operadores no han desplegado redes capaces de dar 10 megas de descarga, tal y como recoge el reciente informe Cobertura de banda ancha en España, de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital. Pero la grieta de las telecomunicaciones no se queda ahí, ya que la brecha digital en España se agranda si se tiene en cuenta que son más de 600.000 los hogares que no pueden navegar ni a dos megas por segundo.
Los motivos por los que se quejan los vecinos de este municipio son variados: "Perder media mañana para poder enviar un correo porque pesa demasiado", "tener que volver a la farmacia al día siguiente porque no funciona el servidor" o "desistir de continuar con un curso on line porque no puedes descargar los archivos", enumera Javier Ropero, vecino de la localidad.