lunes, 15 de mayo de 2017

El labrador

OJOS DE MOYA | Un homenaje a los trabajadores de la tierra que tienen en este 15 de mayo fiesta grande celestial
Las manos ajadas, negras de sol y trabajo, con las arrugas de la cava.
"El cielo tengo por venta. Mi primera mirada al venir el día es el cielo. Si llueve, vámonos p´adentro que está el día "josco". Si está claro, "muchachos, levantaos, que hace buen día y hay que "cabachar", arrear o sembrar".

Esta es la vida del labrador, siempre con los ojos puestos en el cielo, en San Isidro, día grande, y en las nubes y en los aires. Y en las tormentas, que deben ser, según criterio bíblico, el mismo diablo encarnado para todos los que viven del campo.
"En verano si pica el aire de arriba, salimos todos corriendo a las eras a limpiar el pez de trigo. Porque ya se sabe, que el aire de arriba es más recio y orea mejor la paja".
Sirva este homenaje, a modo de jota escrita en el día de San Isidro Labrador, para todos los labradores que con cuidaron de la tierra a base de arado y azada.