miércoles, 3 de mayo de 2017

La Marcha Blume vuelve a aunar senderismo e historia

OJOS DE MOYA | 340 personas se citaron este sábado en Huerta del Marquesado para recordar a las víctimas del accidente aéreo de 1959
340 personas pusieron cuerpo y alma y se echaron al "monte" este sábado desde la localidad de Huerta del Marquesado en una nueva cita con la historia local. La Marca Blume, que este alcanzaba su decimosegunda edición, volvió a ser punto de encuentro para los amantes de la Serranía y la historia, a veces trágica, que pueblan sus montes.

Día marcado por la pertinaz lluvia y que llevó a los participantes hasta el Collado Bajo, punto negro de referencia para la aviación española y también para el deporte, pues fue allí donde, en el mes de abril de 1959, tuvo lugar uno de los accidentes aéreos más trágicos de la historia de España. Allí se estrelló el avión DC-3 de Iberia perdiendo la vida sus 28 tripulantes, entre ellos, los miembros del equipo español de gimnasia que tenía en Joaquín Blume a uno de los máximos exponentes del deporte nacional por aquellos tiempos y referencia pionera de la gimnasia española.
El itinerario guiado se inició desde la localidad de Huerta del Marquesado por el paraje de Las Fuentes, donde numerosas surgencias alimentan al río que allí nace y de cuya agua se suministra la embotelladora de agua mineral ‘Fuente Liviana’, ascendiendo por el Barranco de la Hoz y alcanzando la cima donde la Cruz, homenaje a las víctimas del accidente, fue nuevamente el punto de recuerdo con una ofrenda floral.
Acto seguido se inició el descenso para comer en la nave municipal a resguardo de la lluvia y continuar con las actividades preparadas a lo largo de la jornada. Una cita que ya es todo un clásico de la Serranía conquense y que aúna historia, senderismo y buena compañía.