jueves, 25 de mayo de 2017

Los ganaderos de la Serranía de Cuenca están más preocupados por los perros asilvestrados que por los buitres

OJOS DE MOYA | Piden concienciación ciudadana para no abandonar las mascotas e insisten en un mayor control de la identificación
A los ataques de lobos y buitres al ganado en algunas comarcas de Castilla-La Mancha se une otro problema: los perros asilvestrados. La denuncia llega desde los ganaderos de la Serranía de Cuenca.
En esta comarca, tal como informa la Cadena Ser Cuenca, no hay lobos y los ataques de buitres han disminuido, pero se incrementa el ataque de perros asilvestrados. El responsable de Ganadería de Asaja-Cuenca, Vicente Caja ha llamado la atención sobre este problema. 


Dice que cuando detentan la presencia de alguno de estos animales “la Consejería de Agricultura nos autoriza para abatirlo”, pero ha hecho un llamamiento a la ciudadanía: “el problema no sería tal si no se abandonasen perros domésticos”, dice Caja que ha pedido también “un mayor control de identificación de mascotas”.
Esta misma semana hemos conocido que la Consejería de Agricultura trabaja en dos líneas de ayudas a los ganaderos para compensar los daños de los ataques de lobos y buitres. Caja ha valorado la iniciativa del Gobierno regional y recuerda que “el problema de los buitres en la Serranía de Cuenca está latente”.
La Consejería ha presentado dos borradores de Orden para establecer estas ayudas que serán consensuados con las organizaciones agrarias.