martes, 1 de agosto de 2017

ASAJA iniciará actuaciones contundentes por los daños que provoca la caza mayor

OJOS DE MOYA | La organización acusa a las administraciones central y autonómica de no realizar medidas eficaces para acabar con los daños que producen estos animales y la plaga de conejos
ASAJA de Castilla La Mancha ha anunciado que iniciará actuaciones contundentes contras las administraciones regional y nacional durante el próximo mes de agosto, ante la falta de medidas eficaces para acabar con los daños que provocan en los cultivos los animales de caza mayor y la plaga de conejos.

La organización solicita que se celebre una reunión conjunta para establecer un protocolo de actuación y de coordinación de medidas excepcionales. Afirma que la declaración de comarcas de emergencia cinegética temporal en Cuenca y Guadalajara no es suficiente, y los agricultores y los ganaderos continúan sufriendo a diario los daños de estos animales que destrozan sus cosechas y contagian con enfermedades a la cabaña ganadera.
Las zonas de la provincia más afectadas son la Serranía y el Campichuelo, con una gran población de ciervos y gamos, pero también se han detectado muflones en zonas de la Alcarria, o cabras monteses en la Manchuela, además de jabalíes extendidos por toda la provincia.
Los agricultores han alertado de que son “auténticas manadas” las que campan por sus cultivos. Afirman que "en las cosechas de maíz y girasol, los animales de caza mayor arrancan a bocados las tortas dejando ingentes daños en las parcelas"
El secretario general de APAG-Asaja Guadalajara, Antonio Torres, ha insistido en que “el problema de la superpoblación de algunas especies lo sufrimos los agricultores con los daños que ocasionan en nuestros cultivos, pero nos viene de fuera, por lo que la Administración tiene que legislar y después obligar a los cotos a mantener las densidades adecuadas”.
Según esta organización agraria, algunas comunidades ya han tomado medidas en este sentido; la Consejería de Agricultura de la Comunidad Valencia, va a obligar a los titulares de los cotos y reservas de caza a gestionar la población -en este caso de conejos- con escopeta y hurones, en 15 días desde que un agricultor presenta un parte de daños en su Ayuntamiento. Los agentes medioambientales vigilarán si el coto incumple el deber de gestión que contempla la Ley de Caza, y en caso de incumplimiento se contemplan multas de hasta 15.000 euros.
Ante esta situación, el secretario general de ASAJA CLM, José María Fresneda, ha advertido que “al sector castellano-manchego no le dejan otra opción que llevar a cabo acciones contundentes contra las Administraciones durante el próximo mes de agosto”.