viernes, 25 de agosto de 2017

La comarca se vuelca para arropar el paso de la Vuelta

OJOS DE MOYA | Cientos de personas se apostan en las calles y cunetas de la región para animar a los ciclistas camino de la meta en Cuenca
Fotografías : Bar Boni, Lola Lovi, Talleres Ayora
La Serranía Baja conquense tenía marcado en rojo este 25 de agosto en el calendario lúdico-festivo del verano. Y es que hoy era la gran cita de la comarca con el deporte de alta competición, gracias al paso de La Vuelta Ciclista a España 2017 que en su séptima etapa ha unido las localidades de Llíria, en Valencia, y Cuenca capital.

Una jornada de alegría y emociones que ha sacado a la calle a los vecinos y veraneantes de nuestros pueblos. El pelotón hacía su entrada en la provincia por Santa Cruz de Moya y tenía uno de sus principales atractivos en el puerto de Manzaneruela, camino de Landete, donde cientos de personas se apostaron en sus pendientes para ver pasar a los ciclistas de manera más ralentizada.
Posteriormente, ya a pie de carretera o desde la televisión, donde la retransmisión de Televisión Española ha aportado información sobre el patrimonio histórico de la región, los ciclistas se han encaminado hacia la capital en una jornada donde el cielo nuboso ha sido agradecido tanto por los deportistas como el público.
En lo estrictamente deportivo Matej Mohoric se ha hecho con la victoria en la meta de Cuenca. El esloveno se adelantó a Poljanski, segundo de nuevo, y José Joaquín Rojas, que terminó tercero en la línea de meta. Entre los favoritos, jornada de poco desgaste tras el esfuerzo de la sexta jornada. La única novedad es la entrada de Jetse Bol entre los diez mejores de la general, el neerlandés es séptimo a 46" de Chris Froome, que mantiene el maillot rojo de líder.