lunes, 21 de agosto de 2017

Valdemorillo de la Sierra presenta un vídeo de las fiestas de los últimos 50 años

OJOS DE MOYA | La Diputación Provincial ha ofrecido su respaldo económico a una iniciativa puesta en marcha por la Asociación Cultural 'Los Coruchos'
Con el ayuntamiento como escenario y ante la presencia de un nutrido grupo de vecinos, el presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, ha asistido en Valdemorillo de la Sierra al acto de presentación de un vídeo con imágenes de distintos acontecimientos festivos de la localidad durante las décadas de los 60, 70 y 80, que se ha elaborado a iniciativa de la Asociación Cultural Los Coruchos y que ha contado con el respaldo económico de la institución provincial.

Prieto, que con anterioridad realizaba un recorrido por el pueblo, la iglesia parroquial y la biblioteca que contó hace unos años con la colaboración de la Diputación para su apertura, ha recalcado la relevancia de este tipo de iniciativas que vienen a recuperar parte de nuestra historia popular, impidiendo que caiga en el olvido o, incluso, desaparezca, e invitando a conocerla.
Un proyecto de digitalización que, según ha dicho,  comparte con la Diputación conquense su interés por preservar nuestro pasado y que viene materializando, por ejemplo, con el programa de recuperación de la memoria oral de la provincia de Cuenca, puesto en marcha el pasado año.
Y es que, a su juicio, estos recuerdos digitalizados en este vídeo en formato MP4 HD forman parte de la intrahistoria de Valdemorillo de la Sierra, que, sin duda, merece la pena preservar. Es por ello que ha agradecido esta iniciativa, a la vez que ha animado a continuar con este proyecto, que, desde su punto de vista, debe considerarse "no solo un homenaje a los habitantes de Valdemorillo, sino a todas aquellas personas del mundo rural de esta provincia y este país que han conseguido con su esfuerzo y trabajo lo que hoy en día disfrutamos".
En este vídeo se han recopilado distintos momentos de las fiestas del municipio, grabados en formatos analógicos, entre los que se encuentran desde las clásicas procesiones por las calles del municipio hasta la celebración de actos de homenaje a las personas de mayor edad de la localidad. Capítulos de su pasado que ya pueden ser disfrutados por sus vecinos y, como no, por próximas generaciones.