sábado, 23 de diciembre de 2017

La Navidad en las antiguas Tierras de Moya

OJOS DE MOYA | El Cronista Oficial de Salvacañete nos acerca las antiguas tradiciones de estas fechas
© Mariano López Marín Estamos en el comienzo de las  fiestas navideñas. Mañana por la  noche es Nochebuena. Las familias compartirán mesa y mantel y cada uno según sus posibilidades tendrá un tipo u otro de alimentos pero lo que no se perderá ese carácter  familiar  de esta  celebración. Es tiempo de añoranzas y de recuerdos, de familiares que ya no están con nosotros ,de otros que están lejos  y de  recuerdos de infancia  de esas celebraciones navideñas  entrañables.

Recuerdo cuando  mi madre  y todas las mujeres de Salvacañete y sus aldeas preparaban las vísperas de Navidad los famosos " melaos", dulces navideños hechos con miel y otros productos de la tierra: nueces, almendras, huevos, harina. En una sociedad rural de autoconsumo todo se elaboraba en casa. Mi hermana y yo ayudábamos a partir nueces  para después con miel hacer turrón de guirlache. Mi madre calentaba la miel y cuando estaba a punto de caramelo  la mezclaba con las nueces  y extendía la pasta sobre una pequeña mesa de madera, un " escañeta", que todavía conservamos dejando la mezcla totalmente plana. Se dejaba enfriar  en un lugar fresco,normal la cámara  y luego una vez frío se partía en trocitos con un cuchillo o con la mano. 

Era un turrón delicioso que consumiamos en las fiestas navideñas , especialmente en Nochebuena y Navidad. También hacia  mi madre frutilla en sartén con una  mezcla de huevos, harina y gaseosa de papelitos para que subiese la masa.Esa masa no muy espesa se freía a trocitos en una sartén . Esos trocitos ya fritos se mezclaban con miel  a punto de caramelo y se extendiendo la pasta sobre una mes , dejándola enfriar.Era un dulce extraordinario. Algunas veces también hizo nuestra madre mazapán utilizando frutas para darle más sabor.
En las vísperas de Nochebuena, unos días antes los que éramos monaguillos en la iglesia  e incluso años después siendo jóvenes colaborábamos haciendo  el belén  de nuestra parroquia  de Salvacañete , situándolo siempre ,por su amplitud ,a la izquierda del altar principal. Traíamos tobas, musgo y pequeñas ramitas  cogidas  en los alrededores del pueblo para ambientarlo adecuadamente  y procurábamos cada año introducirle alguna  novedad artística. Era un trabajo colectivo de varias personas  en el  que colaboraban otras mas mayores. El dia de Nochebuena, a las 12 de la noche, misa del gallo a   la que asistía mucha gente .Las familias se juntaban después de la  misa a celebrar la Navidad con esos melaos elaborados previamente. . Los chicos  y chicas pedíamos el" aguilando" el día de Navidad  por la mañana  y por la tarde los jóvenes iban de casa en casa  pidiendo el " aguilando"  con instrumentos musicales: zambombas, laudes ,guitarras,almireces, platillos,botellas de anís y algún acordeón..La gente les daba lo que tenía :patatas,nueces, turrón, algún trozo de embutido de la  matanza, manzanas,etc.Con todo lo recogido se hacía una comida  posteriormente .Ese día de Navidad las madrinas de bautizo regalaban a sus ahijadas una " coronilla", un pan  sobado o rollo con picos como símbolo de su aprecio.Recuerdo todavía cuando mi madre se lo daba a dos ahijadas suyas que la recuerdan en la actualidad con mucho cariño. LEER ARTÍCULO COMPLETO