viernes, 19 de enero de 2018

La provincia de Cuenca, en el podio nacional de la regresión demográfica

OJOS DE MOYA | Según las últimas estadísticas, redujo su censo en 2.353 personas, un 1,17%
La regresión demográfica afecta ya a 40 provincias españolas. Es decir, a la mayor parte del país. Zamora, Soria y Cuenca son, por este orden, las tres provincias más azotadas por la despoblación, según se desprende de los datos del último censo anual certificado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que ha analizado ABC.

Entre 2016 y 2017, Zamora perdió 3.002 habitantes (-1,66%), la provincia de Soria 1.137 (-1,26%) y la de Cuenca redujo su censo en 2.353 personas (-1,17%). Es un descenso especialmente preocupante porque son territorios que llevan décadas duramente castigados por la regresión demográfica, por una crítica combinación de despoblación y envejecimiento.
Ávila, León, Teruel y Orense les siguen en esa lista regresiva durante el último año, con tasas de retroceso poblacional de entre el -1,12 y el -1,01%. Tras ellas, con caídas demográficas próximas al 1% durante el último año, aparecen las provincias de Segovia, Cáceres, Lugo y Ciudad Real.
Burgos, Palencia, Jaén, Asturias, Salamanca, Castellón, Badajoz, Huesca, Alicante y Albacete registraron tasas de descenso poblacional de entre el -0,5 y el -0,8%.
También con caídas demográficas, pero más moderadas, se han situado Valladolid, Córdoba, Lérida, Cantabria, Granada, Toledo, La Coruña, Pontevedra, Valencia, Huelva, La Rioja, Tarragona, Cádiz y Sevilla, ésta con un descenso de tan solo el -0,1% durante el último año certificado por el INE.
Estrategia Nacional contra la Despoblación

El Gobierno acaba de anunciar que presentará dentro de un mes la Estrategia Nacional contra la Despoblación, un plan de acción que ha estado elaborando durante meses con las aportaciones de distintas administraciones públicas. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) fue pionera en este sentido, con la elaboración de un plan de acción que aprobó a mediados del año pasado, con el consenso de PP, PSOE e IU. Dicho plan, que fue remitido al Gobierno para su inclusión en la Estrategia Nacional contra la Despoblación, incorporó un total de 80 medidas concretas para fomentar la repoblación rural, en materias tales como el empleo, el fomento de actividades económicas, el medio ambiente, el patrimonio cultural o las infraestructuras, entre otras.