sábado, 3 de febrero de 2018

Talayuelas celebra la Candelaria

OJOS DE MOYA | La localidad conquense disfruta estos días de unas jornadas repletas de tradiciones y devociones
© Hermandad Nuestra Señora de la Soledad Son las mayordomas las que desde que alcanza la memoria, se reúnen para elaborar la tradicional torta de turroncillos, así como una gran remesa de este exquisito dulce típico de nuestra localidad.

El esmero, el cuidado y la minuciosidad brillan en cada uno de los momentos de esta maravillosa labor que honra la fiesta. Desde los manguitos o el delantal más primorosamente adornado, hasta la colocación de la última peladilla que adorna esta obra. Cifras como 100 huevos, 30kg de miel, y el comienzo y cierre del proceso en un intenso y único día son característicos en la celebración.
Una vez finalizada esta torta de turroncillos, se coloca sobre cuidados manteles, y muy adornada, delante de la Virgen, en la iglesia, y el domingo posterior a la festividad se rifará tras la procesión.
Como es común, la tradición ha sufrido cambios con los avatares de la historia, siendo inicialmente una torta delgada, hecha con aportes de cada mayordoma. Actualmente encontramos una torta que alcanza casi el palmo de grosor y supera la veintena de kilos.