miércoles, 21 de marzo de 2018

Castilla-La Mancha aprueba 9,2 millones para ayudas a agricultores en zonas ZEPA en cinco años


OJOS DE MOYA | La medida beneficiará a los profesionales de la ZEPA comarcal, que incluye las cuencas de las Hoces del Cabriel y los ríos Guadazaón y Ojos de Moya
El Gobierno regional destinará en los próximos cinco años 9,2 millones de euros en ayudas únicas de la Política Agraria Común (PAC) a agricultores de las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Castilla-La Mancha.

En rueda de prensa, el portavoz del Ejecutivo, Nacho Hernando, ha informado de que el Consejo de Gobierno ha aprobado esta semana el decreto que regula las ayudas para agricultores de las zonas ZEPA y que supondrán una subvención por agricultor de 208,2 euros por hectárea.
Esta cantidad, ha destacado, "supone en realidad poder doblar la rentabilidad de una hectárea de secano en estas zonas" y ha concretado que con esta inversión el Gobierno prevé actuar sobre 10.000 hectáreas y beneficiar a 350 agricultores en las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo.
Hernando ha indicado que es en estas cuatro provincias donde hay una mayor superficie de zonas ZEPA, y ha puesto como ejemplo San Clemente (Cuenca), que acumula 2.864 hectáreas incluyendo también a agricultores de Casas de Fernando Alonso.
Los agricultores interesados en recibir estas ayudas únicas de la PAC tendrán de plazo para solicitarlas hasta el próximo 30 de abril.
El portavoz regional ha resaltado que en lo que va de legislatura, el Ejecutivo castellanomanchego ha destinado ya 41,3 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural (PDR) a este tipo de ayudas en zonas ZEPA, por las que se han beneficiado un total de 1.300 agricultores en la región.
"Es una inversión cuantiosa y potente", ha recalcado, que demuestra la "clara apuesta del Gobierno por la agricultura y las personas que practican la agricultura también en la zonas ZEPA".
Esto ha sido posible, ha añadido, gracias a los planes de gestión en estas zonas que se realizaron hace un año y medio y que "compatibilizan al cien por cien" la actividad agrícola con el cuidado, el sostenimiento y la protección del medioambiente.
En este sentido, Hernando ha manifestado: "Este es el modelo de campo que queremos para el siglo XXI en Castilla-La Mancha, con rentabilidad, desarrollo económico, arraigo pero también respeto y cariño por nuestra tierra".
En otro orden de cosas, el portavoz del Ejecutivo castellanomanchego ha señalado que la Consejería de Sanidad ha presentado ante el Consejo de Gobierno un informe sobre el incremento en un 17 por ciento de la inversión per cápita en materia sanitaria desde el inicio de la legislatura.
Así, ha especificado que la inversión por habitante alcanzará este año 1.446,59 euros, lo que supone un 16,47 % más y 204 euros más que lo presupuestado en el último ejercicio del anterior gobierno.
Aún así, ha subrayado que el incremento de la inversión por habitante ha sido "constante desde el inicio de la legislatura", de manera que entre 2016 -primer presupuesto aprobado por el Gobierno actual- y 2018 la inversión per cápita ha aumentado un 6,42 por ciento.
Para Hernando, "invertir en sanidad no solo es una obligación en el marco de las competencias constitucionales, sino también una apuesta clara por invertir en igualdad de oportunidades, en cohesión territorial, y en la reconstrucción del sistema sanitario injustamente atacado y recortado en la anterior legislatura".
Además, ha recordado que el presupuesto para Sanidad "no ha dejado de crecer" -en 2018 se destinarán 2.806 millones de euros, 80 más que en 2017 y 400 más que en 2015-, así como que el Gobierno ha invertido en infraestructuras nuevas, en el mantenimiento, en la contratación de nuevo personal y en la consolidación de contratos temporales "para erradicar la precariedad".
En este punto, ha incidido en que ya se han consolidado 1.500 contratos temporales, además de que se han creado 1.042 plazas y otra Oferta Pública de Empleo (OPE) con 1.030 más, que se completará con otra OPE de 2.204 plazas a la que se dio luz verde en 2017 y otra similar que se aprobará en 2018.