domingo, 30 de septiembre de 2018

La Junta quiere reunirse con asociaciones de Memoria Histórica para abordar la actualización del censo de fosas en Castilla-La Mancha


OJOS DE MOYA | A nivel comarcal se tienen localizadas fosas en Algarra, Boniches, Cañete, Carboneras de Guadazón, Cardenete, Henarejos, Laguna del Marquesado, Reíllo, Salvacañete, Santa Cruz de Moya, Talayuelas y Valdemoro-Sierra
El Gobierno de Castilla-la Mancha tiene intención de "mantener reuniones periódicas" con asociaciones en la región para abordar distintas temáticas de la Ley de Memoria Histórica como el censo de fosas, ya que de ellas parte una labor "muy potente y activa" en este ámbito y son parte esencial para actualizar este censo.

Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press el director general de Coordinación y Planificación el Gobierno Regional, Eusebio Robles, que ostenta el cargo desde el pasado mes de agosto, después de que asistiera la semana pasada a la reunión entre el director general para la Memoria Histórica, Fernando Martínez, con las comunidades autónomas.
En este encuentro Martínez fijaba como prioridad la exhumación de fosas comunes, situando la actualización del mapa oficial como primer objetivo, pues faltan por consignar cientos de nichos ya localizados, y hay que diseñar después planes cuatrienales para comenzar a abrirlos.
"No todo lo que se conoce son víctimas. El Gobierno de España nos facilita -la labor- porque van a abrir los archivos y vamos a tener acceso a información restringida", ha afirmado Robles, destacando que desde la región se van a empezar a dar pasos en estos temas en colaboración total con el Ministerio de Justicia, pues "es lo que toca, es lo lógico".
No obstante, se trata de un planteamiento inicial, con la idea de "crear una hoja de ruta" con estas asociaciones, ir "de la mano con ellas" y marcar "pasos" para ver hasta dónde se puede llegar, ya que a su juicio, a ocho meses de terminar la legislatura es complicado que se materialice "cualquier iniciativa" aunque si se pueden definir "objetivos a medio plazo".
En opinión del director general de Coordinación y Planificación, "se ha hecho mucho trabajo por parte de las asociaciones" pero queda tarea por hacer y ha puesto como ejemplo la provincia de Guadalajara, en la que muchos casos de los que se habían llevado a fosas se había trasladado al Valle de los Caídos, por lo que "se han perdido fosas y restos".
Banco ADN y símbolos franquistas
Preguntado por otro de los objetivos que marcó a las comunidades el Gobierno nacional como el banco de ADN o el chequeo de símbolos franquistas, Robles ha afirmado que en el primer caso hay que ir "dando pasos poco a poco" porque otras regiones han ido avanzando en este punto pero se han encontrado "con muchos problemas", por lo tanto la iniciativa partirá del Gobierno central.
Este banco de ADN será útil, a su juicio, para localizar a gente de distintas comunidades que se han ido encontrando en otras, porque había presos políticos que iban cambiando de campos de concentración o de cárceles. "Sería muy interesante su utilidad, pero hay que ir poco a poco", ha afirmado.
Respecto al chequeo de símbolos franquistas, Robles ha indicado que hay consistorios que ya han ido retirando estos símbolos, destacando por tanto que es una competencia municipal, aunque desde el Gobierno regional se les puede solicitar información para ver "qué queda en cada municipio".
No obstante, Robles ha querido dejar claro que estos objetivos se irán marcando en función del "punto" al que llegue la modificación de la Ley de Memoria Histórica porque puede haber iniciativas "más rigurosas" o hay aspectos en los que se puede "relajar" más la norma.
145 fosas comunes en Castilla-La Mancha
Castilla-La Mancha cuenta con 145 fosas comunes, de las cuales 65 no han sido intervenidas, 35 han sido trasladadas al Valle de los Caídos, 34 han sido exhumadas totalmente, 4 exhumadas de manera parcial y 7 se encuentran desaparecidas, según los datos que proporciona el Ministerio de Justicia en su página web, recogidos por Europa Press.
En comparación con el resto de comunidades autónomas además de Ceuta y Melilla, Castilla-La Mancha ocupa la sexta posición en cuanto a número de fosas, superada por Aragón, Andalucía, Asturias, Castilla y León y Cataluña.
Por provincias, Cuenca es la que tiene mayor número de fosas con 49, le sigue Toledo con 45, Albacete con 22, Ciudad Real con 18 y Guadalajara con 11.
Municipios de la provincia de Cuenca
Los municipios conquenses que tienen fosas localizadas son Algarra, Altarejos, Arcos de la Sierra, Barchín del Hoyo, Belmonte, Beteta, Boniches, Cañete, Cañizares, Carboneras de Guadazón, Cardenete, Cuenca, Cueva del Hierro, Dehesa de Cotillas, Fuentenava de Jábaga, Fuertescusa, Henarejos, Los Hinojosos, Huélamo, Huerta de Marojales, Huete, Laguna del Marquesado, Minglanilla, Motilla del Palancar, Navalón, La Pesquera, Priego, Reíllo, Salvacañete, San Clemente, San Loreno de la Parrilla, Santa Cruz de Moya, Sotos, Talayuelas, Tarancón, Tragacete, Uclés, Valdemoro-Sierra, Valdeverdejo, Villargordo del Marquesado, Villar del Saz de Arcas, Villarejo de la Peñuela y Villarta.
Asociaciones
Según este registro del Ministerio de Justicia, entre las entidades que aportan información sobre estas fosas se encuentra la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca, la Asociación la Gavilla Verde, la Sociedad de Ciencias Aranzadi, la Agrupación de Familiares Víctimas de la Represión Franquista de Guadalajara, la Asociación de Familiares de Ejecutados en el Cementerio de Ocaña 1939-1954 (AFECO).
Asimismo, la Asociación Cultural Pablo Iglesias de Almansa, la Asociación Fosa de Alcaraz, Foro por la Memoria, Patrimonio Nacional y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica a nivel nacional.