sábado, 1 de septiembre de 2018

“Un momento indescriptible y mágico”


OJOS DE MOYA | Quedan 15 días para uno de los momentos más importantes de las Tierras de Moya: la celebración del LV Septenario de la Virgen de Tejeda
© Mariano López Marín. Cronista Oficial de Salvacañete y vocal del Consejo de Redacción de la Revista Moya de la A.A.M. Este año se celebra el LV Septenario de la subida de la Virgen de Tejeda a Moya desde su santuario en Garaballa. 

Desde el 16 de septiembre, día de la Subida hasta el 26 de septiembre Día de la Bajada se celebran una serie de actos de todo tipo en la Villa murada de Moya que congregan a gentes de todo el antiguo Marquesado de Moya, de las comarcas próximas de Teruel y de Valencia y de otros muchos lugares. 
Moya se convierte en el centro  y la Virgen de Tejeda,La perla del Marquesado, en la madre que congrega a sus hijos para celebrar un acontecimiento extraordinario que se repite cada siete años desde aquel primer septenario de 1639 ..
Moya va a celebrar su LV Septenario del 16 al 26 de septiembre de 2018.Es para mí un grandísimo honor escribir este artículo porque me siento moyano, como parte de una villa, la de Salvacañete, que formó parte del antiguo Marquesado de Moya y porque llevo muchos años difundiendo la historia y la cultura de Moya y sus tierras desde diversos ámbitos.
Cada septenario tiene momentos irrepetibles que quedan marcados en la memoria de las gentes de Moya y de sus tierras y voy a recordar algunos de esos momentos que para mí han dejado huella.
La salida de la Virgen de Tejeda desde su santuario en Garaballa cada 16 de septiembre y cada siete años es uno de esos momentos indescriptibles y mágicos para todo aquel que lo ha presenciado. Instante de gozo y alegría cuando nuestra madre de Tejeda inicia el recorrido de 18 Km que separan Garaballa de Moya y lo hace muy temprano, tras una misa y el correspondiente inventario de todas las alhajas que porta en su traslado y que deben volver con ella el 26 de septiembre cuando acaba el novenario en Moya. Es el momento del inicio de la subida. Delante de ella 8 danzantes elegidos  entre jóvenes de Moya, de Landete o  de otros lugares del Marquesado que van interpretando danzas, unas de paloteo y otras con castañuelas,  con orígenes medievales. Ataviados con enaguas, camisa blanca y cintas de azul y rojo, realizan una danza tradicional con palos y otra con castañuelas, que no cesa en todo el recorrido. También espectacular es el vestido serrano de las veintiuna damas que acompañan a la virgen, procedente de los siete pueblos que participan en la romería.  Miles de personas llegadas de las provincias de Cuenca, Valencia, Teruel y de algunas otras y de comarcas próximas como la de Utiel –Requena, la Manchuela conquense, el Rincón de Ademuz  y la Serranía de Albarracín esperan a la salida para acompañar a la imagen en  romería  hasta Moya por caminos y un tramo de carretera entre Landete y el Arrabal de Moya. Los vivas a la virgen se suceden… (leer artículo completo)