lunes, 29 de octubre de 2018

La búsqueda de trazados para la autovía Cuenca-Teruel "es una actuación a largo plazo" según el Gobierno


OJOS DE MOYA | El Ejecutivo de Pedro Sánchez, que hace unas semanas no garantizaba que la autovía fuera su fórmula para unir las dos ciudades, incide en que buscan alternativas "funcional, económica y ambientalmente viables"
La búsqueda de alternativas para encontrar un trazado para la autovía Cuenca-Teruel que sea "funcional, económica y ambientalmente" viable es una actuación "a largo plazo" según reconoce el Gobierno central en una respuesta al senador de Compromís Carles Maulet, que se había interesado por el futuro de esta infraestructura.

Tal como informa el diario Voces de Cuenca, en un texto fechado el 11 de octubre, el Ejecutivo de Pedro Sánchez señala que el tramo de la autovía A-40 entre Cuenca y Teruel (145 km; 450 millones de euros de presupuesto) "se encuentra, tras la Declaración de Impacto Ambiental negativa de 2009 por las graves afecciones ambientales reflejadas en informes de los organismos ambientales de las propias Comunidades Autónomas afectadas, pendiente de hallar alternativas para poder continuar con la redacción del estudio informativo".  Y señala que "no obstante" ese proceso es "a largo plazo".
La información sobre el futuro de la actual carretera sí que es más concreta y no exige leer entre líneas la respuesta parlamentaria. Indica que "una vez estudiadas las posibilidades de actuación para mejorar el corredor de la N-330, entre Rincón de Ademuz (Valencia) y Teruel, en una zona de gran valor ambiental, el planteamiento a desarrollar es el siguiente". En abril de 2018 se ha iniciado la redacción del proyecto de "Mejora de la conexión de la N-330 con la variante de la N-234 en Teruel, adecuación de accesos y mejora de la seguridad vial entre Villastar y Teruel". En el resto del corredor, dice el Gobierno, se plantea redactar un proyecto con estudio de alternativas "Acondicionamiento de la carretera N-330. Tramo: Intersección con la N-420 (Torrebaja) – Villastar".
Esta respuesta se une a la que el actual Gobierno manifestó en septiembre, en este caso ante una iniciativa del diputado de Ciudadanos Rodrigo Gómez. En ese caso el Ejecutivo socialista indicaba que "el tipo de vía" a diseñar para unir Cuenca con Teruel dependerá del resultado "del Estudio que, en su caso, apruebe el Ministerio de Fomento". Una afirmación que dejaba en el aire que fuese una autovía la que uniese ambas ciudades.
Añade la respuesta que "se está en el segundo intento" de redactar un Estudio Informativo para esta infraestructura porque el primero (EI1-E-145) obtuvo Declaración de Impacto Ambiental negativa (resolución del Ministerio de Medio Ambiente de fecha 17 de octubre de 2008, publicada en el BOE de 25 de noviembre de 2008).  Aunque el Gobierno la obvia en su documento, también hubo otra declaración negativa al borrador de un segundo estudio informativo.
Señala la Administración central además que "la red de carreteras del Estado está pensada y así lo indica la vigente Ley de Carreteras para servir al largo recorrido" y que las cantidades certificadas en el estudio informativo ascendió a 1.343.942,36 euros con IVA incluido.