lunes, 12 de noviembre de 2018

‘Pueblos vivos’ lleva su protesta contra las macrogranjas a la capital


OJOS DE MOYA | Vecinos e instituciones reclaman una apuesta real por las inversiones sostenibles en el medio rural de la provincia
Decenas de personas personas procedentes de todos los puntos de la provincia de Cuenca han participado en la manifestación convocada este domingo por la Plataforma Pueblos Vivos contra el modelo de explotación ganadera de las macrogranjas porcinas. 

La movilización ha tenido como objetivo que “a la industria porcina le llegue su San Martín” y por eso ha coincidido con el día de este santo. A la manifestación se han unido también colectivos contra las macrogranjas procedentes de la provincia de Albacete y ha asistido en portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, David Llorente.
La protesta ha comenzado a mediodía la Plaza de España de Cuenca y después ha recorrido varias calles de la ciudad para terminar en el punto de partida, donde se ha leído el manifiesto y se han enumerado todos los pueblos afectados por este tipo de ganadería intensiva.
En el manifiesto se ha mostrado el desacuerdo de estos pueblos con las políticas llevadas a cabo por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, porque dicen no querer “que las macrogranjas entorpezcan nuestra vida y llenen de malestar y enfrentamientos la vida de nuestros pueblos”. “Es estupendo que los agricultores y ganaderos inviertan, pero que lo hagan apostando por una ganadería sostenible”, aseguran, porque “nuestro dinero no puede utilizarse en beneficio de unas pocas empresas cárnicas para destruir nuestro entorno y poner en peligro un poco más la despoblación de nuestros pueblos”.
Han reclamado así a los políticos tanto del ámbito provincial como regional que apoyen la industria agroalimentaria “dentro de una economía sostenible y ecológica, que apoye a los jóvenes y mujeres y que apuesten por el turismo rural” y que reflexionen “sobre el modelo de explotación intensiva que defienden” porque en su opinión la ganadería extensiva “es mucho más compatible con nuestro modelo de economía, y que favorece la calidad del producto, y del empleo”.
Otra de las peticiones hechas públicas es que los estudios ambientales relacionados con las macrogranjas “se ajusten a la realidad de cada localidad”, teniendo en cuenta su orografía, su entorno socioeconómico y cultural o su población. Y de cara a los ayuntamientos han exigido las ordenanzas precisas para “evitar la instalación de explotaciones ganaderas intensivas en la localidad, delimitando las distancias necesarias”. Unas ordenanzas que también regulen “el tránsito continuado de camiones de gran tonelaje por las carreteras, así como del tránsito de los purines por el casco urbano”.
En particular se han dirigido a los ayuntamientos que forman parte de PRODESE, la Asociación Promoción y Desarrollo Serrano de la Serranía de Cuenca para que “se replanteen la estrategia de desarrollo local aprobada en 2014, que reconocía que la actividad tractora de la zona iba a ser el turismo de naturaleza, actividad apoyada por el principio de sostenibilidad ambiental, económica y social, y el crecimiento sostenible”. Algo que, sostienen, “es incompatible con la instalación de macrogranjas”.