miércoles, 26 de diciembre de 2018

Diputación encarga al IGME un estudio científico de las aguas del Lagunillo de Las Tortugas de Cañada del Hoyo


OJOS DE MOYA | La laguna ha tomado relevancia pública tras cambiar sus aguas a color rosado
La Diputación Provincial de Cuenca ha encargado al Instituto Geológico y Minero de España (IGME) un estudio científico de las aguas del Lagunillo de Las Tortugas, de Cañada del Hoyo, que semanas atrás cambiaron de color adquiriendo una tonalidad rosada que tanta expectación y curiosidad ha despertado entre conquenses y visitantes, así como repercusión mediática. 

Ha sido el propio presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, quien recientemente se ha desplazado hasta la sede del IGME en Madrid con el fin de hacer entregar de varias muestras de agua de este lagunillo, que forma parte del Monumento Natural de las Lagunas de Cañada del Hoyo.
Se trata, tal y como ha dicho, de proporcionar información veraz que, por un lado, contribuya a conocer con exactitud este fenómeno ofreciendo datos más exactos y con fines didácticos a estudiosos de los humedales, y, por otro, a complementar la visita turística a esta pequeña laguna con información científica en torno al cambio de color de sus aguas, lo que, sin duda, propiciará una mejor experiencia al visitante.
Prieto espera, asimismo, que este fenómeno sea un revulsivo más para que los turistas se interesen por esta zona de la provincia de Cuenca con gran valor geológico, a la que la Diputación viene  prestando especial atención en los últimos años con la creación, también fruto de la colaboración con IGME, de una georruta por las Lagunas de Cañada del Hoyo y las Torcas de Los Palancares, la construcción de un centro de interpretación en Cañada del Hoyo dentro de la Ruta de los Dinosaurios o la puesta en marcha de una residencia para artistas en la antigua estación de tren de Cañada o la rehabilitación de la de Los Palanacares dentro del importante proyecto de recuperación de antiguos apeaderos ¿Serranía en vía'.
Y es que, según ha subrayado el presidente, desde la Diputación se está apostando por el desarrollo de esta zona de La Serranía Media-Baja, una comarca con un gran potencial turístico no solo con las Lagunas de Cañada del Hoyo o las Torcas de Los Palancares, sino también con las pinturas rupestres de Villar del Humo o el rico patrimonio histórico-artístico de municipios como Cañete, Carboneras de Guadazaón, Moya o Cardenete, entre otros.
Este estudio científico, por lo tanto, es un paso más dentro de la firme apuesta de la Diputación por poner en valor los recursos de la provincia como destino de turismo de interior y con el fin de propiciar su desarrollo económico para afianzar la población en el territorio.