jueves, 13 de diciembre de 2018

Teruel Existe pide frenar el "muro verde" de la reserva del Cabriel


OJOS DE MOYA | La agrupación aragonesa reclama que “se pacten los corredores de paso de las infraestructuras" antes de aprobar la declaración para que no haya trabas en la demandada A-40 Teruel-Cuenca o en la mejora de la N-330 Teruel-Utiel
La coordinadora ciudadana Teruel Existe ha pedido hoy al Gobierno de Aragón que de marcha atrás en el apoyo a la declaración de la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel y a los municipios, no solo los incluidos en la declaración, que aleguen en contra de esta figura que se convertirá en un "muro verde" para ahondar en el aislamiento de esta provincia.

En una rueda de prensa, portavoces de la coordinadora han recordado que el plazo para presentar alegaciones a esta figura en Castilla La Mancha termina el próximo 15 de diciembre y que la siguiente que lo someta a información pública será la Generalitat Valenciana, después de que en Aragón ya finalizara.
En este sentido, han animado a todos los ciudadanos e instituciones a que presenten sus alegaciones en contra puesto que su aprobación supondrá un "muro verde" que frenaría la posibilidad de desarrollo de los municipios que incluye, además de un perjuicio tanto para la provincia de Teruel como la de Cuenca.
Y han reclamado que en todo caso "se pacten los corredores de paso de las infraestructuras" antes de aprobar esta figura, según ha dicho Tomás Guitarte, portavoz de la coordinadora, que en Castilla La Mancha plantea, por ejemplo, lugares que ya tienen autovías y AVE.
Enrique Marín, portavoz de la coordinadora, ha explicado que en las zonas denominadas núcleo y tapón del espacio, las que incluyen zonas LIC, ZEPA y ZEC, la actividad del hombre "está prohibida" en el primer caso o "muy controlada" en el segundo.
Ha concretado que no se pueden construir carreteras, ni autovías, ni abrir canteras, ni instalar cables de alta tensión e incluso hacer edificios nuevos, y "es muy difícil hacer caminos, de hecho en la mayoría está incluso prohibido el paso".
Y en las denominadas zonas de transición, que es donde suelen estar las poblaciones, también la actividad humana es limitada.
Ha apelado a la experiencia de las 46 reservas de la biosfera de España que "demuestra que no son económicamente sostenibles" y que suponen "un cementerio de los pueblos".
En este sentido, ha citado que solamente se ha publicado un estudio que dice que la reserva de Urdaibai, en el País Vasco, "no ha tenido un impacto económico negativo" pero un artículo de científicos del CSIC sobre las reservas de Cantabria establecía que no habían servido para frenar la sangría de los pueblos ni promover el desarrollo sostenible, según Guitarte.
Pero además de los efectos concretos en los municipios que abarca, desde la coordinadora recalcan que su declaración, junto a otra que está en proyecto cerca del Alto Turia, en el interior de la Comunidad Valenciana, va a ahondar en el tradicional aislamiento de la provincia de Teruel, por la falta de carreteras.
Así, consideran que con estas figuras será todavía más difícil poner en marcha la demandada A-40 que uniría Teruel y Cuenca, y el arreglo de la N-330 que conecta Teruel con la A-3 por Utiel (Valencia).
"No son solo para Teruel o Cuenca" ha aclarado Guitarte, "se trata de infraestructuras peninsulares que de otro modo pasarían a tener consideración local".
Ha recordado que Teruel y Cuenca son "dos de las provincias más infradesarrolladas de España", en buena medida por la falta de infraestructuras, como demuestra que en la actualidad, por ejemplo, la provincia de Teruel solo cuente con la A-23 que le conecta con Zaragoza y Valencia pero no con el resto de provincias vecinas.
Por ello considera que la declaración de la reserva "afecta a todos" y reprocha que esta declaración se haga "a escondidas" en lugar de ser una exposición pública y nacional: "Se van aprobando figuras de planeamiento que frenan la reordenación del territorio" ha añadido, en función de intereses de "determinada gente y determinadas autonomías".