viernes, 7 de diciembre de 2018

Teruel Existe prepara una movilización para reclamar la construcción de la autovía entre Cuenca y Teruel


OJOS DE MOYA | Salvacañete acoge la reunión con 24 alcaldes para valorar los riesgos de que el corredor forme parte de una Reserva de la Biosfera
La plataforma Teruel Existe prepara una movilización para dar impulso a la demanda ciudadana, originada ya hace más de una década, a favor de que la autovía A-40 prolongue su recorrido entre Cuenca y Teruel.

La protesta, aún sin definir, está prevista para el próximo mes de enero e irá precedida de una campaña informativa para dar a conocer a la población la importancia del desarrollo de este eje de comunicación para el crecimiento de la provincia.
Así lo explicó ayer el portavoz de Teruel Existe Enrique Marín tras la reunión informativa que la plataforma ciudadana mantuvo la tarde del pasado miércoles en Salvacañete con 24 alcaldes de la zona –la gran mayoría pertenecientes a la provincia de Cuenca– cuyas localidades quedarían vertebradas por la A-40. Este eje de comunicación de gran capacidad discurriría por el corredor que hoy ocupa la N-330.
El encuentro tenía por objeto analizar los inconvenientes que podría acarrear la declaración del Valle del Cabriel –por el que pasaría la A-40– como Reserva de la Biosfera por la Unesco. Esta figura de protección ambiental ha sido solicitada por municipios de Cuenca y cuenta con el apoyo del Gobierno central, pero Teruel Existe considera que, de aprobarse, arrinconaría la construcción de la autovía.
La coordinadora ciudadana reclama que se deje libre un corredor para el trazado de la A-40 y que el Ministerio de Fomento siga adelante con el segundo estudio informativo sobre esta autovía, después de que en 2008 se desestimara el primero por el riesgo ambiental.