martes, 26 de febrero de 2019

Castilla-La Mancha tendrá la próxima legislatura con un nuevo mapa regional de transporte


OJOS DE MOYA | El vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, considera el proyecto un factor “clave” contra la despoblación
El vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha destacado hoy en Huete (Cuenca) que la reorganización del transporte interurbano es uno de los grandes retos que afronta la Comunidad Autónoma, además de ser “clave” para revitalizar el acceso a los servicios públicos.

Martínez Guijarro, que ha asistido en la localidad optense a la presentación de la concesión de transporte zonal por carretera Serranía Alta-Alcarria de Cuenca, ha subrayado que el nuevo planteamiento del Ejecutivo autonómico tiene como objetivo afrontar “uno de los problemas más serios que tenemos en algunas zonas de Castilla-La Mancha”, como es la despoblación, ha informado la Junta en nota de prensa.
De hecho, la comarca en la que presta servicio esta nueva concesión aglutina un territorio de 5.000 kilómetros cuadrados —con 72 municipios y 128 núcleos de población—, lo que supone un tercio de la provincia; en los que viven unos 15.000 habitantes, aproximadamente el ocho por ciento de toda la provincia de Cuenca.
“Aquí la densidad de población es menor que en Siberia y las administraciones, todas, tenemos que organizar la prestación de los servicios públicos”, ha dicho el vicepresidente primero, quien en referencia al transporte interurbano ha subrayado que “debemos garantizar el acceso a las cabeceras de comarca funcionales, donde tengo que ir al centro de salud o al notario”.
Para resolver este problema, el Gobierno regional ha elaborado una propuesta novedosa en la configuración del mapa concesional de transporte en Castilla La Mancha, teniendo en cuenta las circunstancias sociodemográficas de cada zona. De esta forma, se ha pasado de una concepción lineal de los servicios a un modelo zonal que nos permite establecer economías de escala en la prestación de servicios.
Para la implantación de este nuevo modelo, se ha dividido la región en 38 zonas de transporte, que en las zonas con baja densidad de población y dispersión de los núcleos se hace con integración de distintos usos como son el escolar y el general, que permite proporcionar una oferta de servicios estable y competitiva a los ciudadanos que viven en esas comarcas.
En este punto, Martínez Guijarro ha avanzado que el desarrollo completo de este nuevo mapa regional de transporte será una realidad a lo largo de la próxima legislatura, con la implantación progresiva de todas las concesiones zonales con el objetivo que todas ellas estén en funcionamiento al inicio del curso escolar de 2022-2023.