miércoles, 27 de marzo de 2019

Boniches encandila a los senderistas del Campus Diputación de Cuenca


OJOS DE MOYA | Un centenar de participantes disfrutaron de los tesoros naturales de la localidad de la Serranía Baja
Un centenar de senderistas llegados desde distintos puntos de la provincia se dieron cita este fin de semana en la localidad serrana de Boniches dentro del "Campus Diputación de Cuenca Senderismo 2019".

Los grupos más numerosos llegaban desde Casasimarro y Cuenca, pero también se acercaban senderistas de Landete, Cañete, Carboneras de Guadazaón, Tinajas, Portilla o Víllora.
Para esta primera actividad del año el sendero elegido fue el PR-CU 66 "El Rodenal de Boniches", con el que pudieron descubrir sorprendentes formaciones rocosas, algunas de origen natural y otras en las que muy probablemente también intervino la mano del hombre, pero hace tanto tiempo que a día de hoy su huella ya se encuentra difuminada.
El numeroso grupo de senderistas se ponía en marcha pasadas las 9:00 horas. Tras salir de la población y cruzar el río Cabriel, el sendero se presentaba con una constante y progresiva subida que pronto daría cuenta de las reservas.
En la Peña de La Horadada llegaba la primera parada digna de enmarcar, y es que esta curiosa formación de conglomerado erosionada por el paso del tiempo tuvo su primera actividad de la mano del hombre, que pudo extraer oro de su seno. Aún quedaba otro importante hito: Las Cabezas, dos cerros gemelos que aguardaban vigilantes y casi inaccesibles a aquellos valientes que decidían afrontar el fuerte desnivel para disfrutar de sus magníficas vistas. El resto del grupo, más justo de fuerzas, eludía y perdonaba la elevada Derivación para bajar por el trazado principal directamente al entorno de la presa del río Cabriel.
El regreso a Boniches se convertía en un ameno paseo de poco más de tres kilómetros, en paralelo al cauce silencioso.