lunes, 25 de marzo de 2019

La Junta extenderá el uso combinado del transporte público al 75 % del territorio en el 2022


OJOS DE MOYA | El sistema dotará de un mismo servicio a escolares y usuarios del transporte general, con la finalidad de "aprovechar y rentabilizar" las plazas
Castilla-La Mancha está inmersa en un cambio de concepto del transporte público de viajeros y se encamina hacia un modelo integrado y zonal que combina el transporte escolar con el uso general y que el Gobierno autonómico quiere extender al 75 por ciento del territorio en el año 2022.

Un nuevo modelo que en un principio despertó ciertas dudas, ha reconocido en declaraciones a Efe el director general de Carreteras y Transportes de la Junta de Comunidades, David Merino, pero que se está implantando de manera progresiva y con un balance "satisfactorio" en su primera fase, tras seis meses en marcha.
Merino ha explicado que la configuración del nuevo modelo ha llevado a la Consejería de Fomento a dividir la región en 38 zonas de transporte en las que se implementará, en un período aproximado de cuatro años, un sistema a través de los contratos de las nuevas concesiones de transporte que tendrán un carácter zonal, de modo que varios pueblos se comunicarán con los llamados centros funcionales en los que se concentran los servicios a los ciudadanos.
El sistema, pensado para zonas donde hay poca población, sobre todo en la parte periférica de la región, supone dotar de un mismo servicio de transporte a escolares y usuarios del transporte general, con la finalidad de "aprovechar y rentabilizar" las plazas que quedan vacías en los vehículos, con el beneficio que esto supone no sólo desde el punto de vista económico y medioambiental, sino también de eficiencia.
La primera fase de este modelo zonal de transporte fue licitada por el Gobierno regional en marzo de 2018 con cuatro zonas, de las cuales dos -el Señorío de Molina en Guadalajara y la Serranía y Alcarria de Cuenca- están en marcha desde el inicio del curso escolar del año pasado.
En Molina había existido una experiencia previa que ahora se ha visto mejorada, ha precisado el responsable regional de Transportes, pero sin embargo en Cuenca, donde el sistema abarca casi un tercio de la provincia, la experiencia era totalmente nueva y "está funcionando muy bien", tras seis meses de explotación, ha subrayado Merino.
Además de este servicio unificado, también se han puesto en funcionamiento los servicios a demanda, que permiten garantizar tanto en época lectiva como no lectiva un viaje de ida y otro de vuelta, de lunes a viernes, a los usuarios del transporte público de las poblaciones más pequeñas.
Respecto a las dos zonas restantes de las cuatro de la primera fase del modelo de transporte integrado, ha precisado que la que afecta a la comarca sur de Ciudad Real está previsto que comience a funcionar en las primeras semanas de abril, mientras que la de la sierra sur de Albacete, cuyo concurso quedó desierto el año pasado, volverá a salir a licitación también en abril para su puesta en marcha al inicio del próximo curso escolar en septiembre.
Y a medio plazo, el diseño de las 34 zonas restantes saldrán a información pública a lo largo del verano y se irán implementado en distintas fases hasta que todas estén a pleno rendimiento en el curso 2022/2023, de modo que el modelo se extienda al 75 % de la región, que tendrá transporte zonal integrado y el 25 % será exclusivo de uso general con el transporte escolar por su lado, ha confiado el director general de Transportes.
Por otro lado, se ha referido a la población diana para la que está pensado este modelo y, en este sentido, ha indicado que, además de los escolares que gozan de la gratuidad del transporte, también usan estos servicios combinados los estudiantes de enseñanzas no obligatorias y usuarios generales que, sobre todo, son personas mayores.
"También hemos detectado el transporte por motivos sanitarios, de gente que sabe que tiene un horario para poder acudir a tiempo a los centros de salud o centros de especialidades", ha resaltado Merino.
Para garantizar la seguridad y tranquilidad de los padres de los escolares que se desplazan en estos servicios, las consejerías de Fomento y de Educación acordaron que el 100 % de las rutas contaran con acompañante, pese a que solo es obligatorio si se supera el 50 % de escolares menores de 12 años.
En este punto, Merino ha asegurado que no se ha registrado ninguna incidencia en el medio año de este modelo de transporte en funcionamiento, extremo que también han confirmado a Efe fuentes de la Consejería de Educación.
Las mismas fuentes han detallado que el número de acompañantes es de 15 en la zona de Molina de Aragón y de 12 en la Serranía de Cuenca y que, mientras la primera zona tiene 465 plazas en total, de las que 180 están ocupadas por escolares y quedan disponibles 285 plazas para uso general; en la de Cuenca el número de plazas totales alcanza las 865, de las que 136 son de transporte escolar y 729 residuales.