miércoles, 31 de julio de 2019

Certámenes, exposiciones y homenajes en el arranque de la XXI Alvarada de Cañete


OJOS DE MOYA | La jornada inaugural rindió homenaje a don Manuel Marzal, quien ejercía como alcalde de la localidad en el año 1999, cuando se realizó la primera edición
El escritor jerezano Juan Manuel Sainz Peña se ha proclamado ganador del XVII certamen de relato histórico breve ‘Don Álvaro de Luna’, cuya convocatoria se lleva a cabo en el marco de la festividad medieval de La Alvarada de Cañete.

Este certamen, que alcanza ya su decimoséptima edición, es uno de los premios literarios ya consagrados de la provincia de Cuenca, y entre los ganadores de ediciones anteriores se encuentran escritores y novelistas de la talla de Sebastián Roa, Domingo Alberto Martínez Martín, Ernesto Tubía Landeras, así como otros muchos conocidos autores de narrativa histórica en nuestro país.
La plica con el nombre del ganador, relativa al relato ‘De la memoria y el olvido’, fue abierta públicamente durante el acto de presentación de esta nueva edición de La Alvarada, después de que Teresa Pacheco Iniesta leyera el pregón inaugural y de que Azucena Lanza, coordinadora de este importante evento, explicara a los asistentes en qué consistirán todas y cada una de las actividades que la Comisión organizadora ha preparado para este año, así como las novedades que se esperan en relación a ediciones anteriores.
Juan Manuel Sainz Peña es un reconocido autor del panorama nacional que tiene en su haber numerosos galardones literarios, tales como el ‘Premio Internacional de Novela Ciudad de Almería’ o el ‘Premio Nacional de Novela María Zayas’ entre otros muchísimos. Es autor de numerosas novelas, entre las que cabe destacar ‘El caso de Anne Brizard’, ‘El criado de Velázquez’ o ‘La edad de los héroes’. El relato ganador versa sobre una historia de amor inspirada en la princesa Kristina de Noruega, casada en el siglo XIII con el infante don Felipe de Castilla. La entrega del premio al autor tendrá lugar durante el acto de nombramiento de la Comendadora Mayor de La Alvarada, galardón que este año ha recaído en la conquense Susana Pérez, artífice del conocido blog gastronómico ‘Webos Fritos’.
Por otra parte, también se celebró el pasado domingo en Cañete el primer Certamen Nacional de Pintura Rápida Medieval, que ganó con una estupenda composición el valenciano José Antonio Campos. También fueron galardonados con el segundo y tercer premio respectivamente el toledano Rafael Carrascal García y el madrileño Francisco Javier Sanz Plaza, en un certamen en el que las calles de Cañete, sus paisajes y las ruinas de su imponente castillo se vieron reflejadas en los lienzos de los artistas. En la modalidad infantil, se impuso como ganadora Ángela Marzal, recibiendo el segundo premio María Arias.
Jornada inaugural
La jornada inaugural de esta vigésimo primera edición de La Alvarada fue especialmente emocionante gracias al sentido homenaje que los cañeteros hicieron a don Manuel Marzal, quien ejercía como alcalde de la localidad en el año 1999, cuando se realizó la primera edición de este evento ya consagrado. La recién elegida alcaldesa de Cañete, Montserrat Poyatos, le hizo entrega de la llave del municipio, durante un acto que supuso su nombramiento como Alcalde de Honor, en el que estuvieron presentes cañeteros y familiares, junto a autoridades, componentes de la Comisión organizadora de La Alvarada y algunos miembros de la organización CONCA ataviados a la usanza medieval.
La celebración del VI Concierto de La Amistad llenó con música la Plaza Mayor de la villa al caer la tarde. Fue la banda Ilusión Musical de la Serranía la que una vez más puso el broche esta intensa jornada, para abrir paso a una semana cargada de actividades, con la exposiciones, el Ciclo de Conferencias y el Ciclo de Cine Histórico acaparando el protagonismo de estos días. 
Es para el fin de semana cuando autoridades y organizadores del evento esperan una mayor afluencia de público a Cañete, con motivo de la llegada de los acontecimientos más espectaculares de La Alvarada: la cena medieval, el torneo de LEGEND en la tarde del sábado, la lucha de brazos del domingo o el espectacular desfile con antorchas a lo largo del perímetro amurallado de la villa.