lunes, 1 de julio de 2019

Nuevo paso para la rehabilitación del balneario de Yémeda como hospedería


OJOS DE MOYA | Diputación y Ayuntamiento firman el convenio de desarrollo institucional del proyecto
La Diputación de Cuenca ha dado un nuevo paso hacia la conclusión de la rehabilitación del balneario de Yémeda como hospedería, proyecto que inició hace ya más de tres años.

Y lo ha hecho esta semana con la rúbrica del convenio de colaboración, por parte del presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, y el alcalde de la localidad serrana, Manuel Martínez, por el que el Consistorio se hace cargo de los costes de redacción del proyecto, mientras que la Diputación asume la contratación, ejecución y dirección técnica de la tercera y última fase de rehabilitación por importe cercano a los 1,9 millones de euros, que cofinancia con fondos comunitarios del Programa Operativo FEDER de Castilla-La Mancha 2014-2020.
Un nuevo paso que da continuidad a las dos fases anteriores acometidas por el Ayuntamiento, que fueron financiadas íntegramente por la institución provincial con una inversión cercana al millón de euros.
Prieto no ha dudado en resaltar la importancia que tiene para esta zona de La Serranía Baja de Cuenca la recuperación y reapertura de este balneario, después de que cerrara sus puertas en 1978 tras cien años de andadura. Una oportunidad de empleo y riqueza para el territorio que, según ha recordado, se verá reforzada con el proyecto de rehabilitación de estaciones de tren ¿Serranía en vía', en el que lleva trabajando la Diputación desde hace más de tres años.
Iniciativas éstas que en su conjunto no tienen otro objetivo que dinamizar la actividad económica de esta zona de la provincia, poniendo en valor el patrimonio y los recursos ya existentes en el territorio para hacerlo más atractivo y reforzarlo como destino turístico. Y es que, según ha dicho, no se puede obviar el gran potencial turístico de esta zona con enclaves como Las Chorreras, las Hoces del Cabriel, municipios como Cardenete o Carboneras de Guadazaón o las pinturas rupestres de Villar del Humo, Patrimonio de la Humanidad desde 1998.
De ahí, tal y como ha subrayado Prieto, la apuesta de la Diputación por estos proyectos, que, en el caso del balneario de Yémeda, tiene como objetivo, una vez se ponga en marcha, que pase a formar parte de esa red provincial de hospederías, en la que lleva trabajando la institución provincial en los últimos años con destinos como Huete, San Clemente, Uña o Moya. No es de extrañar, por lo tanto, que haya querido agradecer el esfuerzo que está realizando el Ayuntamiento de Yémeda por hacer realidad esta iniciativa y, a pesar de su pequeño tamaño y escasez de presupuestos, se está haciendo cargo del coste de la redacción de los proyectos; todo ello porque tiene puestas sus esperanzas en que este proyecto sea el revulsivo definitivo para su pueblo y la comarca.
El alcalde de Yémeda, por su parte, no ha escatimado en elogios hacia la Diputación y su presidente, Benjamín Prieto, por esta firme apuesta por la rehabilitación y puesta en valor del patrimonio de la provincia como una oportunidad más de generación de riqueza y empleo en el territorio y una manera de contribuir a afianzar población en el medio rural y combatir el terrible fenómeno de la despoblación. Es por ello que ha asegurado no entender la postura de otros partidos políticos en contra de esta inversión en el patrimonio como un instrumento real y eficaz para la dinamización económica de la provincia.
Futuro balneario
En un entorno completamente natural y en un paraje de un valor excepcional, junto al río Guadazaón y un kilómetro de Yémeda, se encuentra este balneario, que fue construido en el siglo XIX en torno a una fuente mineral conocido con el nombre de Fuente Podrida, de la cual brotan aguas sulfurosas con múltiples valores terapéuticos. Hasta 1978 y durante un siglo, este balneario estuvo en funcionamiento, con sus ocho baños individuales y sus 32 habitaciones operativas, llegando a alcanzar fama internacional hasta el punto de que sus aguas recibieron un premio internacional en la Exposición Universal de París de 1878.
Con esta tercera y última fase, que llevará a cabo la propia Diputación, el balneario está previsto que cuente con entre 47 y 50 habitantes, suites incluidas para la zona del hotel y el torreón, un restaurante con un gran salón y una zona termal con múltiples servicios que demanda actualmente un centro de estas características; todo ello rodeado de terrazas y otros espacios para el disfrute del usuario y dotándolo de un acceso adecuado del que hasta ahora carecía.
Un ambicioso proyecto que Prieto espera sea una realidad cuanto antes, sobre todo, por el beneficio que conlleva no solo para esta comarca, sino también para la provincia en general. De ahí que confíe en que pronto se saque a licitación esta tercera y última fase con el fin de proseguir con estas obras lo antes posible.