lunes, 2 de septiembre de 2019

La Asociación Arnacheros de Narboneta continúa apostando por la recuperación del patrimonio local

OJOS DE MOYA | La agrupación cultural ha aprovechado las fechas veraniegas para ofrecer actividades de recuperación patrimonial, enfocadas especialmente a los más pequeños
Este mes de agosto fue muy intenso para la asociación Cultural Arnacheros de Narboneta que ha supuesto un gran éxito de participación, lo que al mismo tiempo es un incentivo para quienes luchan por mantener vivos los pequeños pueblos de la Serranía Baja conquense.

La mejor actriz
La historia del molino fue el eje de la primera de las propuestas. “Pensamos que lo bonito sería explicar esta historia en un escenario natural”, explican desde la agrupación, “como es la zona donde se halla el molino, explicar y escenificar algún momento de su historia con el personaje de "Remedios", que fue la primera molinera del pueblo”
Una visita teatralizada cuyo papel principal fue interpretado por Caridad, socia de Arnacheros, que no teniendo experiencia en artes escénicas ofreció una actuación que encandiló a todos los presentes, en una velada amena y divertida.
‘Remedios’ enseñó el funcionamiento del molino y el proceso de la molienda tal y como lo hacían los antepasados llegando a tocar con sus propias manos: el trigo, la harina, el pan y conociendo también la barchilla, el celemín, la talega, el cedazo, etc. Explicando también cómo llegó la electricidad al pueblo.
Terminado el acto la Asociación obsequió con una merienda para todos.
Piedras pintadas

La segunda actividad consistió en pintar piedras de río, compradas por la asociación “por aquello de no alterar el ecosistema, valorando las piedras como elementos del medio ambiente, además de dar ejemplo de respeto por nuestro entorno”.
“El mismo día que explicamos la historia del molino las esparcimos por una parte del río, de fácil acceso, y al terminar la merienda todos los niños y niñas cogieron las piedras que querían pintar el día siguiente. Esta actividad que mezcla el arte con el gratificante paseo por la naturaleza es muy entretenida para ellos y al realizarla sacan mucho provecho ya que desarrollan su creatividad que luego plasman con imaginación a través de su creación plástica”
“Orgullo voluntario”
Pero si de algo se sienten especialmente orgullos los socios de la agrupación Arnacheros es por los voluntarios “que sin ellos no habría sido posible construir, en dos días, las nuevas fuentes del Molino y la de Los Chorrillos”
El material lo adquirió la asociación gracias a las cuotas de los socios y con ayuda del Ayuntamiento que contrató la máquina que ayudó a transportar las piedras y a hacer las franjas para la nueva balsa, cumpliendo así, uno de los objetivos y una de las necesidades que más se demandaba al propio consistorio, como es recuperar las fuentes y poner en valor este patrimonio.
“Por las dos fuentes pasa una de las rutas del Camino de Santiago, que como se sabe, somos voluntarios encargados de mantener los casi 8 kilómetros que recorren Narboneta y de este modo los peregrinos podrán beber y coger agua, aparte de mejorar y embellecer el entorno”

“Como curiosidad cabe destacar que, como sobraron piedras de río  para pintar, una tarde se pusieron los niños y niñas a decorarlas poniendo "Recuerdo de Narboneta" y estás piedras las hemos dejado al lado de la Fuente de Los Chorrillos para que cada peregrino que pase pueda coger una como obsequio y como recuerdo de su paso por nuestro término”
“De este modo, hemos querido divulgar y concienciar a la población de que las fuentes y el molino son un importantísimo patrimonio a salvar, y que con esta actuación no sólo pretendemos poner nuestro granito de arena en la lucha contra la despoblación, sino que también, mejorar el entorno para bien de todos y todas”
“Con esta misma ilusión seguiremos trabajando en la misma línea por la que fue concebida esta asociación y agradecemos a los socios la colaboración que nos brindan”