viernes, 6 de septiembre de 2019

“Nos enteramos de la supresión del servicio regular del autobús por un folio que colgaron en las marquesinas”


OJOS DE MOYA | Monbús : “Nos estamos limitando a cumplir con las obligaciones concesionarias”
Unos 3.000 vecinos de siete municipios de la Serranía Baja de Cuenca reclaman al Gobierno central que no suspenda el servicio diario de transporte de autobús con València que lleva prestándose desde hace sesenta años. 
Concretamente, los municipios que han remitido un escrito al Ejecutivo a través de la delegación del Gobierno en Cuenca han sido La Huérguina, Boniches, Campillo-Paravientos, Fuentelespino de Moya, Garaballa y Henarejos.
Precisamente el alcalde de esta última localidad de 145 habitantes, Rufino Sánchez, explicó ayer a Levante-EMV que desde hace poco más de un mes los usuarios se ven obligados a practicar lo que se conoce como parada facultativa o por demanda. Esto es, que las personas deben llamar con veinticuatro horas de antelación para poder disfrutar de este servicio. «Por ejemplo, si alguien quiere venir mañana a Henarejos, o a cualquiera de los otros municipios afectados, debe llamar por teléfono antes de las dos de la tarde del día en curso», dice. Además, el primer edil de Henarejos denuncia que la decisión se adoptó «sin previo aviso» y que se enteraron de la supresión del servicio regular del autobús «por un folio que colgaron en las marquesinas».
«Sabemos que no hay mucha demanda del servicio, pero lo necesitamos porque no todas las personas disponen de vehículos particulares para poder desplazarse hasta València», lamenta. Sánchez también pone de manifiesto el «fuerte arraigo» que tienen hacia la Comunitat Valenciana. Con todo, lo que reclaman es que el servicio siga como hasta ahora, ya que la solución adoptada es poco práctica, crea inseguridad entre los viajeros y no favorece la lucha contra la despoblación rural.
Desde la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha señalaron que ya han trasladado al Miniserio de Fomento la «gran preocupación» de los vecinos y vecinas de estos siete municipios para ofrecerles una solución en el menor tiempo posible, «ya que el bienestar de las personas está por encima de todo». Los portavoces de la institución señalaron que esperan poder dar una solución en el menor tiempo posible.
Obligaciones concesionarias
Por su parte, la concesionaria de este servicio, Monbús, explicó a este periódico que «nos estamos limitando a cumplir con las obligaciones concesionarias».
Según fuentes de la empresa, el Ministerio de Fomento decidió fusionar las dos líneas existentes (la 114, que prestaba servicio entre Cuenca-València-Albacete- y la 212, que cubría el tramo de Puertollano-Albacete-València) y sacar a licitación la prestación de este servicio «porque en las condiciones que se prestaba era bastante precario». Como resultado de todo se creó la nueva línea, la 248, que es la línea que funciona a demanda.