lunes, 16 de septiembre de 2019

Plantas aromáticas y medicinales, una tradición y alternativa de futuro


OJOS DE MOYA | Este tipo de cultivos cuentan con más de 6.000 hectáreas cultivadas en la región
La formación es uno de los ejes de UPA, de ahí que se haga un gran esfuerzo por ofrecer a los agricultores y ganaderos cursos novedosos e interesantes como los que se han desarrollado en distintas localidades de Albacete y Cuenca.
Estos cursos de Cultivo y producción sostenible de plantas aromáticas y medicinales han contado con la participación de más de sesenta personas de distintas localidades de Albacete y Cuenca.

Los cursos han sido financiados por el Fondo Social Europeo y la Fundación Biodiversidad bajo el programa Emplea Verde. La organización de estos por UPA se ha realizado junto con los Ayuntamientos de Villamalea, Casas de Ves y Munera en la provincia de Albacete; e Iniesta y Cardenete en Cuenca, quienes consideran estos cultivos una oportunidad económica y laboral de lucha contra la despoblación.
Las plantas aromáticas y medicinales cuentan con más de 6.000 hectáreas cultivadas en la región. Entre las especies cultivadas caben destacar la lavanda, lavandín y espliego por su alta demanda en el mercado así como otras como romero, tomillo y salvia entre un largo etcétera, completamente adaptadas a las condiciones de cultivo de Castilla-La Mancha.
Los participantes, principalmente agricultores y desempleados, han podido conocer la importancia y potencial económico de esta alternativa que ofrece el sector. El enfoque empresarial y ecológico ha sido el hilo conductor de estos cursos en los que se ha formado a los asistentes en sus distintas fases: cultivo y recolección en campo, transformación y conservación y comercialización.
Los cursos han sido eminentemente prácticas en los que se han realizado visitas al Centro de Investigación Agroforestal de Albaladejito (CIAF, Cuenca) que cuentan con una larga trayectoria investigadora en estos cultivos y las empresas Vallejondo Esencial S.L. en Villares del Saz (Cuenca) y Peñarrubia de Alto Guadiana S.L. en Ossa de Montiel (Albacete). Además, durante su desarrollo, los alumnos han contado con la presencia ocasional, entre otros, del delegado de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Cuenca, Joaquín Cuadrado. En estas jornadas, los alumnos han conocido de primera mano experiencias directas de su cultivo, transformación y comercialización.
Desde UPA Castilla-La Mancha recuerdan que no se trata de cultivos nuevos ya que el vínculo humano con estas plantas se retoma a tiempos prehistóricos y su actividad económica ha estado principalmente vinculada a la recolección silvestre. Asimismo, concluyen desde la organización agraria que esta actividad “no debería perderse de vista” cuyos beneficios pasarían por ambientales y ecológicos y podrían incluirse en la gestión forestal.