jueves, 12 de diciembre de 2019

Sacan a la luz las trincheras de la Guerra Civil de Algarra


OJOS DE MOYA | Los miembros del Archivo Histórico de Garcimolina están catalogando los restos arqueológicos de la zona, entre ellos los de la línea defensiva de La Serrana
La Serranía Baja de Cuenca atesora un enorme patrimonio histórico, muchas veces olvidado. Es el caso del patrimonio bélico de la Guerra Civil, contienda que dejó numerosos restos arqueológicos en los pueblos de la zona que permanecen ocultos entre apriscos y arboledas.

El pasado fin de semana, miembros del Archivo Histórico de Garcimolina sacaron a la luz uno de estos restos, las trincheras del paraje de La Serrana, ubicadas en la localidad de Algarra.
“Nos costó mucho dar con ellas”, explican desde el grupo. “Seguramente algunos algarreños recordarán estas trincheras o conocerán su existencia pero no conseguimos dar con las personas que conociesen su ubicación exacta”
Finalmente, y con la ayuda de Carlos Martínez, pastor de Garcimolina, lograron encontrar los escasos restos de estas trincheras, que formaban parte de la línea defensiva republicana que desde Chelva conectaba con Cañete a través del Alto Turia y que nunca fueron utilizadas en la contienda, como las cercanas trincheras de La Moracha en Casas de Garcimolina.
“Las trincheras de la Serrana están en un paraje descendente lo que ha hecho que estén cegadas en la actualidad debido a los corrimientos de tierra y escorrentías, llenándose de maleza y perdiéndose casi a la mirada de quien pasa por la zona sin el objetivo de buscarlas”.
“Desde el Archivo Histórico estamos realizando entrevistas a los vecinos de la zona para rescatar nuestra historia, por ello hacemos un llamamiento a quienes tengan información de interés que contacte con nosotros para que no se pierda”.
Como decimos, un tesoro más que añadir al extenso catálogo patrimonial de la zona que merece ser preservado como un bien común de toda la Serranía, y por extensión, de la provincia de Cuenca.