viernes, 14 de febrero de 2020

Castilla-La Mancha apuesta por el “taxi rural” para dar servicio a los municipios más pequeños


OJOS DE MOYA | Fomento estudia la ampliación de la capacidad de los taxis de siete a nueve plazas y la ampliación geográfica de las licencias lo que evitaría encontrar “autobuses semivacíos”
Taxi turístico en la Sierra de Albarracín
El consejero de Fomento, Nacho Hernando, ha avanzado que su departamento trabaja en cuatro proyectos normativos como la Ley del Suelo, una nueva Ley de Vivienda, una «novedosa» Ley del Paisaje y una nueva Ley del Transporte de Castilla-La Mancha que, entre otras cosas, incorpore la creación de áreas de prestación conjunta de taxi y que este medio de desplazamiento sustituya al autobús en aquellos municipios pequeños y despoblados.

Este es uno de los planteamientos que el titular regional de Fomento ha lanzado a los agentes sociales y económicos que este jueves han constituido en la capital regional el Eje 6 del Pacto por el Crecimiento y la Convergencia Económica de Castilla-La Mancha dedicado a Infraestructuras.
Taxis que pueden ser una solución al transporte escolar
En declaraciones a los medios, previas a dicha reunión, Hernando ha explicado que ese nuevo modelo de transporte del que el Gobierno regional quiere dotar a la región «no podría limitarse a un decreto o una normativa de menor grado», y de ahí la redacción de un proyecto legislativo que, entre otras cosas, «pueda ser una solución al transporte escolar en municipios pequeños o en determinadas zonas que tienen que afrontar el reto demográfico como la Serranía de Cuenca o el este de Guadalajara».
Esta nueva ordenación, que será consensuada con la Federación del Taxi de Castilla-La Mancha y otros agentes sociales implicados, podría acabar con las licencias vinculadas a los municipios, a fin de que «un taxi que vaya de Toledo al municipio vecino de Olías del Rey pueda coger allí viajeros», ha dicho Hernando, que ha insistido en que, de la mano del sector, su departamento pretende consensuar áreas de prestación conjunta más amplias.
«Queremos que los servicios que se hacen a la demanda con autobuses se hagan a la demanda pero con taxis. Esto fijaría población y generaría una responsabilidad ecológica más sostenible, pues a veces esos autobuses van casi vacíos», ha precisado el consejero que, a renglón seguido, ha hablado de que para ello habría que ampliar la capacidad de los taxis de siete a nueve plazas.
Así las cosas, ha abundado que en ese modelo de taxis que sustituirían en determinadas circunstancias a los autobuses, no puede generar «detrimento» a las partes, pero hay líneas que a las empresas no les salen rentables y a la administración regional tampoco por su elevado coste. «El taxi es más rentable, deja menor huella ecológica, menor coste para el contribuyente y ese ahorro se puede destinar a más y mejores líneas de autobús en otras zonas de la región», ha insistido.